Archivo de la etiqueta: vida

Hálito de Voz

IMG-20160310-WA0017

Soy un hálito de Voz. Voz que unida a las de mis camaradas son voces de Fuerza Nueva, voces que quieren llegar al alma del Pueblo Español para dar a conocer su doctrina. Voces que os hablan con la fe que nos nace de lo más profundo del corazón para defender nuestros principios: “Dios, Patria y Justicia”.

Voces que piden la unidad de la patria, que no la mancillen quemando su bandera, que honren a sus fuerzas armadas.

Voces que dicen a gritos: ¡Traidores!; a esos políticos indignos herederos de nuestro insigne caudillo FRANCISCO FRANCO, ese gran Español que dedicó toda su vida a nuestra Patria, que de la nada la levantó, y desde la desolación de una guerra nos dio Paz, Seguridad y Trabajo.

IMG_20150723_122533

Voces que preguntan: ¿Qué han hecho de España? ¿A dónde nos ha llevado este sistema liberal basado en los partidos políticos?; A una situación nefasta y caótica.

Nos encontramos con una nación dividida y ahogada por una gran crisis económica y con el mayor paro de su historia, con un alto grado de terrorismo, delincuencia y corrupción, y con la gravedad de un proceso autonómico que rompe la unidad de España. ¿Y qué hemos recibido a cambio de tantos males? La quimera de unas libertades recuperadas, pero… ¿Qué libertades? La del voto ¿Y en que se ha traducido? En cansancio, absentismo y defraudación. ¿Libertad de expresión? … Ésta sólo sirve para inundarnos de pornografía, libelos, ataques al honor y a la fama del prójimo.

¡Ah! Pero si hemos conseguido perder el derecho a la vida, al pan y al trabajo.

Voces que os preguntan a vosotros -padres de familia- ¿Es la España de hoy la que queréis para vuestros hijos? ¿Pensáis que un socialismo marxista pueda ser el futuro de esos hijos nuestros, hombres del mañana? ¿Cual es el presente en el que viven? Creo que todos los padres estamos aterrados, les acecha la delincuencia, la pornografía y la droga; ya casi no existe el respeto debido a los padres; no tienen temor ni amor a Dios. ¿Es esta la España que les vamos a dejar? No, no puedo pensar que lo querais así, y Fuerza Nueva tampoco lo quiere. Por eso alzamos nuestras voces.

IMG_20150921_090048

Fuerza Nueva quiere para ellos una España mejor, una España con paz y seguridad, como nosotros la tuvimos, pero actualizada porque los años lo evolucionan todo. Aunque de nosotros se dice, aparte de otras cosas, que somos involucionistas, que no queremos cambiar; pero cambiar de qué forma. ¿Es que acaso se ha adelantado en estos últimos años? ¿Es un adelanto que nuestros niños, jóvenes y mayores vean en los bares películas pornográficas que pasan en video? ¿Es adelanto que nuestras jóvenes y también niñas sean violadas? ¿Es adelanto que los jóvenes tengan que robar para procurarse drogas? ¿Y qué me dicen de los niños, jóvenes y hombres de bien que caen víctimas del terrorismo? ¿Es este el futuro que vamos a dejar?

¡¡NO!! Es el grito de mi corazón.

IMG_20160384_104824

Y creo que el de ustedes. No creo que ningún español quiera esto para sus hijos, y Fuerza Nueva tampoco lo quiere. Por eso alzamos nuestras voces y decimos no a este futuro.

Como decimos no al divorcio; el matrimonio es indisoluble. El modelo familiar se basa en el amor, comprensión y sacrificio de los padres y hay que aprender a renunciar a sí mismo para mantener la unidad familiar.

También decimos NO al aborto. ¿Con qué derecho vamos a negarle la vida a un ser humano? Pensad que ese ser tiene ya vida en el momento de concebirlo. Futuras madres: ¡Dejad que nazcan vuestros hijos! ¡No les neguéis el derecho de vivir! ¡No les negueis el derecho a ver la luz del sol, el azul del cielo y la inmensidad del mar! ¡No les neguéis las alegrías que les aguardan, pensad que tal vez serán grandes hombres o mujeres del mañana! Es el futuro de ellos, dejad que lo vivan.

¿Matar a los niños no nacidos? ¿Asesinarles porque puedan llegar a molestarnos? ¡Nunca!

El Sr. Carrillo aboga por legalizar el aborto porque dice que está al orden del día. También el robo está al orden del día ¿Hay que legalizarlo? También está al orden del día el terrorismo ¿Hay que legalizarlo? También está al orden del día la fuga de capitales ¿Hay que legalizarla? También están las violaciones y dos los males que nos acechan al orden del día ¿Hay que legalizarlos por eso, por estar al orden del día?

¡Señores! ¡Que forma de futuro para nuestros hijos! Hay que pensar con más razón. Fuerza Nueva lo hace y piensa en crear ayuda a esos padres y niños, en crear más escuelas, mas medios para su educación cultural y deportiva, en crear clubs juveniles donde puedan distraer su ocio, darles viviendas dignas, seguridad y trabajo. ¡Protejamos la familia! Démosles a todos el futuro de una España en Paz.

Señores, están oyendo las voces de Fuerza Nueva. Voces que quieren silenciar, voces sin voz en los medios de comunicación. ¿Cuando han oido ustedes que nos nombren en los informativos de televisión? Voces que quieren acallar por ser el eco de la conciencia de muchos. ¡Pero no vamos a callarnos! Seguiremos siempre adelante, fieles a nuestros principios y a nuestro lider Blas Piñar.

IMG_20160419_094915

Señoras, señores, llega el día 28, empiezan los días de reflexión, hay que ir a votar, es obligación de conciencia de todos los cristianos. Los obispos españoles ya se han pronunciado en este sentido. Hay que votar y votar programas políticos que no contengan puntos contrarios a los dogmas de la Iglesia Católica. Hay que votar, y todo aquel que no vote obrará mal. Pero reflexionad antes de hacerlo en todo cuanto habeis oido, y antes de hacerlo pensad que como católicos no podeis ayudar con vuestro voto al aborto, a la droga, a la negación de la libertad de enseñanza o al divorcio.

Fuerza Nueva va sola a estas elecciones, libre, sin pactos ni consensos que nos puedan atar. No vamos ni por el triunfo ni por la derrota. Vamos a saber cuantos somos y como somos.

No pretendemos comprar votos a cambio de promesas que no puedan cumplir. Queremos vuestros votos, queremos los votos de gentes que estén con nosotros y tenga fe en nuestros principios; de gente que sepa que solo con el trabajo y sacrificio de todos los españoles podremos tener una España unida y como debe de ser.

¡Camarada! ¡Queremos tu voto, tu voto sincero! Queremos tu voto, no el voto del miedo. Queremos tu voto y no será un voto perdido.

Son las voces de Fuerza Nueva que te lo piden por España y para España.

¡ARRIBA ESPAÑA!

Antonia Isabel Ortiz Martínez

Octubre 1982

ATT_1462479307736_IMG_20151027_005605

 

Igualdad no es identidad!!

Todo tiene una razón. A veces ésta se oculta en la oscuridad. ¿Por qué negar la diferencia sexual entre hombres y mujeres? Iguales en dignidad, derechos y deberes, sí. Pero, ¿por qué manipular lo que es un fundamento inalienable de nuestra identidad individual y personal? Acaso, ¿algunos pretenden que dejemos de ser “seres humanos”?

Http://eldia.es/movil/2015-12-07/canarias/32–Navidad-regala-igualdad-campana-canaria-juguetes-sexistas.htm

La imposición de la ideología de género sigue su curso sin que encuentre una oposión frontal, salvo aquellas acalladas voces eclesiales.

Hoy contemplo hipertérrito el artículo del periódico El Día, y no puedo sino que encomendarme con mayor fervor a Aquella que siendo mujer se convirtió en Madre de Dios.

LAS URNAS DEL TERROR.

Los españoles nos enfrentamos el próximo 20 de Diciembre a una nueva oportunidad de expresar nuestra voluntad, de dejar hablar a nuestra conciencia.

Tristemente, esta nuestra democracia manipulada y controlada, nos ha convencido de que el acto de votar no es más que la participación en un juego en el que apenas somos, todos juntos, como una fuerza de marea.

Pero la realidad del voto es otra. La democracia verdadera permite al individuo, en la altura de sus capacidades, expresar lo más íntimo de sí mismo a través de la elección de aquel modelo de sociedad que desea. El malvado deseará un modelo de sociedad perverso, el bondadoso un modelo de sociedad en el que impere la justicia, el bien común y la paz.

Entre estas dos posturas, dejarse convencer por criterios de conveniencia o de males menores no es más que ponerse a negociar con el diablo. Y si Dios no negocia con el mal, ¿somos nosotros acaso más que Dios para decidir sobre males menores o conveniencias que permiten la extorsión, la opresión y la masacre?

Tan asesino es el que dispara el arma homicida como el que la provee para tal acción.

Con nuestro voto en estas elecciones proveemos a los políticos electos de las armas necesarias para hacer el bien o el mal. Como nos recordaba Monseñor Munilla, un católico no puede plantearse la opción de votar a ninguno de los partidos que actualmente poseen representación parlamentaria, principalmente porque no hay ninguno contrario a la abominación del genocidio que terroríficamente impera en nuestra sociedad matando cada año a cerca de 130.000 niños no nacidos premeditada y deliberadamente.

Aquel que da su voto a los partidos que no se oponen frontal y radicalmente a la ley del aborto se hacen colaboradores necesarios de tan funesta ley. Aquel que da su voto a partidos que no optan radicalmente por el bien común y la justicia social se hacen enemigos de ellas. Aquellos que en estas elecciones no expresen su horror frente al genocidio que nos rodea y frente a la estructura de la muerte que a través de las clínicas del terror y la abominación han equiparado nuestra sociedad a aquella triste Alemania estructurada en campos de exterminio, se hace tan asesino como el cirujano que tritura y descuartiza al niño en el vientre materno con el amparo de la ley.

¡Te exhorto!, Católico Español, ¡te exijo en el nombre de Dios! que a los pies de la Cruz de nuestro Señor Jesucristo abras tu corazón y limpies tu conciencia, y tras un examen límpido y sincero decidas votar por la vida, por el bien y la justicia. No manches tus manos con el voto de la sangre.

¡No conviertas las urnas de la democracia en urnas del horror!

Dioses de la inmortalidad.

 

En medio del relativismo moral que ha impuesto la sociedad postmoderna del siglo XXI las profundas preguntas que, en otro tiempo, buscaban el sentido último de nuestra existencia parecen, hoy,  haber perdido todo interés. ¿Quiénes somos? ¿Para qué somos? ¿A donde vamos?

En la conciencia social actual todo da igual, y el hombre, ciertos hombres en realidad, se han erigido dueños de los destinos comunes de toda la humanidad, sin que a ésta parezca preocuparle lo más mínimo ni qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos, ni qué hijos vamos a dejar a este mundo.

Los grandes mitos de las aberraciones históricas han caído. Los grandes horrores contra la humanidad ya no lo son. ¿Que quienes somos?; ¿Y qué más da?: “lo que algunos quieran que seamos con tal que nos dejen hoy casi en paz.”

Y es que en medio del sistemático genocidio del humano no nacido, de la aberrante diferencia entre las sociedades ricas y pobres que dejan cada día más de 15000 niños (éstos si nacidos) muertos por causas directas del hambre, de la pérdida moral y de principios que un día sustentaron y dieron esperanza a los que con su trabajo hicieron posible nuestra existencia presente; en medio de la aberrante inmoralidad transmutada contemporaneamente desde Sodoma y Gomorra, nadie (salvo unos pocos cada día más raros y radicales) se pregunta por la verdad de nuestra existencia y por la verdad de nuestra identidad.

La antropología cristiana ha ofrecido durante casi 2000 años una respuesta fundamental a nuestra existencia, dignidad e identidad: somos imagen del Dios creador, frutos de un acto de amor, somos amados y nos ha sido dada la existencia para encontrar el amor y realizarnos en el amor, y alcanzar más allá de este espacio y este tiempo la vida eterna divinizada en el amor.

Sin embargo, la respuesta del amor no convence a los poderosos, aterra a los promiscuos y crea un pusilánime rechazo en una mayoría social convencida de que el hedonismo y el nihilismo son verdaderos caminos de felicidad.

Sí, debemos pensar que estas actitudes son normales, incluso justificadas, pero solo en aquellos que han optado por excluir el verdadero Amor de sus vidas. Porque claro, aceptar a ese Dios Padre y creador de todas las cosas, a ese Dios que es Amor, significa limitar el poder de los poderosos, repartir lar riquezas de los ricos, imponer la paz frente a los intereses de algunos, erradicar el egoísmo, la envidia y la soberbia, y con ellos el hambre, la guerra y la desigual dignidad de los seres humanos.

Pero el mundo va por otro camino. Hace unos días científicos ingleses han solicitado que se les autorice la experimentación genética con embriones humanos. Esta solicitud reconoce implícitamente que ya experimentan con seres humanos en estado embrionario, aunque aún no genéticamente. Sus razones eran de peso: es necesaria la manipulación genética en embriones humanos para seguir avanzando en las investigaciones de multitud de proyectos, y además, ¡los chinos ya lo están haciendo!

Y lo grave no es esto. Lo grave es que no nos importa, que esta noticia pasa inadvertida ante la indiferencia de la mayoría. Que alguien ha decidido que los embriones humanos no son humanos, o que no tienen derecho a la vida y a su propia identidad; ¿y qué?, responde la mayoría.

Algunos deciden en cada momento lo que somos o podemos ser y no nos importa. Llegaremos a subir con placer, como corderos llevados al matadero, en aquellos vagones que un día se dirigieron hacia Auschwitz.

Algún día alguien decidirá que los concebidos in-vitro, o en placenta artificial, o los que nazcan y nadie los quiera, o los altos, o los bajos, u otra vez los judíos, no son más que “agnates” y comercializarán sus órganos, o los esclavizarán, o los exterminarán; ¿y qué?, contestara la mayoría.

Porque al ser humano le da igual ya ser humano, y está dispuesto a ser lo que otros decidan que sea. Inventemos pues “hamburguesas de colores para niños de Sodoma”. Niños que no son niños, porque falló el genetista y tienen 3 orejas o 4 ojos.

Si Dios ha muerto, el hombre se erige en el propio Dios de su destino y existencia. Pero el árbol de la vida quedo atrás, en el Paraíso, custodiado por querubines y la llama de espada vibrante. Quizás por ello tanto interés en pervertir la moral y las conciencias hasta de los mismos ángeles. Quizás ese es el único interés de los poderosos capaces de destruir el mundo y a todo ser humano con tal de descubrir el Santo Grial, la panacea de la vida, el gen del rejuvenecimiento y la inmortalidad. Solo eso les falta para creerse verdaderos dioses de la inmortalidad.

 

 

La Fiesta de los Corazones!

En este que es ahora mi pueblo de residencia, Tejina, en Tenerife, celebramos las fiestas en honor a San Bartolome. En estas fiestas se realiza la Exaltación de los Corazones.

sanbartolomegreco

Me gusta el sentir religioso popular que, a pesar de la imposición pagana de la pérdida del sentido de lo religioso, sabe conservar en sus raíces y tradiciones la identidad católica sin la que no se comprendería la fiesta.

La Exaltación de los Corazones es un salir hacia afuera del pueblo que quiere presentarse tal y como es, sin hipocresías ni apariencias. Corazones descarnados que elevan sus plegarias a los cielos, como si quisieran identificarse con aquellos corazones tan amados; los de Jesús y María.

Y es que el patrón de esta nuestra Tejina no puede inspirarnos menos. San Bartolomé, llamado Natanael, uno de los Doce, después de Pentecostés salio a predicar el Evangelio, la buena nueva de Cristo nuestro Dios y Salvador. Llegó a tierras de la India y allí, según la tradición exorcizo a una de las hijas del rey Polimio encadenando al demonio que la poseía.  El rey Polimio se convirtió al cristianismo. pero como siempre suele ocurrir en la historia de la Iglesia, su fidelidad al Evangelio hizo que el hermano de Polimi, también rey, Astiagues lo mando desollar vivo, decapitándolo después.

Es este Apóstol mártir el que inspira los corazones tejineros a elevar cada año hacia Dios esos sus corazones exaltados, símbolos de un pueblo que no conoce rendición.

Y nosotros que peregrinos llegamos a esta tierra, damos gracia a Dios por los bienes que aquí nos ha ofrecido y pedimos por esta Tejina, por su calle de Arriba, de Abajo y de en medio, por su Pico y Asomada, por su Milan, Jover y Barranquera, y por el pueblo católico que lo identifica.