Archivo de la etiqueta: fe

¿Qué está pasando en la Iglesia?

Desde pequeño, la doctrina católica que, mis padres y mayores, mis profesores y catequistas, me enseñaron fue siempre clara y estable. La fe de mis mayores, la fe en la que fui bautizado, me sirvió para desarrollar un modelo de valores acordes con el Evangelio y fundamentados en la tradición y el depósito apostólico  de la fe que inalterablemente la Iglesia ha ido trasmitiendo de generación en generación, y que nadie jamás se atrevió a mancillar salvo aquellos que fueron declarados herejes y apartados de la Iglesia.

Hoy, los católicos tradicionales contemplamos impertérritos como saquella doctrina, que siempre sostuvo la Santa Iglesia Católica, hoy se retuerce y cuestiona, se abandona el depósito de la fe y se relativizan los dogmas. se castiga a los católicos ejemplares, se les persigue y aparta de responsabilidades, mientras que a aquellos que se avienen a las tesis modernistas se les ofrece el aplauso y el protagonismo clerical.

Los herejes excomulgados, son restituidos a la comunión con la Iglesia, y si eso pareciera poco, se les considera como testigos del evangelio. Me pregunto si sus herejías son hoy consideradas aportes dogmáticos, y si los dogmas contra los que se pronunciaron han perdido hoy valides.

El liberalismo y el progresismo, hijos naturales del modernismo más profundo, todos ellos condenados taxativamente por el Magisterio de la Iglesia, han sido los padres de los criterios y valores relativistas que la moderna pastoral católica ha asumido y defiende.

Hoy parece que en base al valor evangélico de la “misericordia” todo debe ser asumido y aceptado. A pesar que el concepto de la “misericordia” católica subyace claramente bajo el desarrollo de las obras de misericordia, que sí son verdaderos valores de vida evangélica y cristiana. Bajo la tesis de la “misericordia modernista” hoy se perdona al pecador no arrepentido, se acepta la imposición de la perversión moral, se besan los pies de ateos, paganos y fieles de otras ideologías y pseudorreligiones contrarias y perseguidoras del cristianismo.

No logro encontrar episodio alguno en los Evangelios y en el resto de libros del Nuevo Testamento que pueda justificar tanta perversión doctrinal y pastoral como la que hoy está padeciendo la Iglesia. Si Lutero tuvo que arrancar unas pocas páginas de los Santos Evangelios y eliminar unas pocas cartas apostólicas, para concordar su herejía a la amputada “Biblia Protestante”, hoy debería ser reescrito todo el Nuevo Testamento, y gran parte del Antiguo, para poder asumir las tesis modernistas que desde lo más alto de la Iglesia se están imponiendo al Pueblo Santo de Dios.

piox

LA VERDAD ES ETERNA E IMPERECEDERA!

Sobre todo el planteamiento que hemos ido haciéndonos sobre la necesidad de un programa, de un proyecto socio-político a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia, he meditado mucho en estos casi dos meses y medio en los que atravieso una oscura noche tras la muerte de mi madre.

La muerte de mi madre, de alguna forma, ha presentado toda mi vida ante mi como en un pronto, y me ha colocado, de una forma mística y espiritual en las postrimerías de mi muerte frente al inapelable juicio individual al que me someteré ante mi Señor y Dios Jesucristo.

Cristo vence

Algo he ido cavilando y determinando. Y lo primero y trascendental es que efectivamente hay una Verdad, y esta Verdad, como cualidades propias su propio concepto y ser, es única, inmutable y eterna!

 Yo nunca he sido un santo, ni he tenido vocación de serlo. Fui un niño normal, rodeado de cariño, amor y fe, a los que muchas veces no respondió como debiera.

Atravesé en mi infancia muchas vicisitudes, difíciles en tantas ocasiones, pero que de una forma u otra me presentaron irrenunciablemente a un Dios que es Padre, a una Patria a la pertenezco y a una Justicia que debo incansablemente buscar. Una infancia que a la postre recuerdo feliz.

En mi juventud se arraigaron en mi tempranamente aquellos valores profundos que nacieron en un Espíritu elevado y trascendental; el del 18 de Julio.

18julio1

Creí incondicionalmente en ese Dios de mis mayores, se arraigó en mi ese orgullo y amor patrio de ser español de pertenecer a España, y busqué, asumí y cultivé todos esos valores del Movimiento Nacional-Catolicista que nos proyectaban a la consecución de la Justicia.

Con 11 años me convertí en un joven de misa y confesión semanal, activista de Fuerza Joven. Activista sí, no de esa actividad difamadora que nos presentaba como seres violentos y que jamás presencié si no fue totalmente al contrario siendo increpado, amenazado o violentado por agentes que decían ser muy democráticos. Nuestra actividad se basaba en una profundización activa de los valores nacionales, del pan y la justicia, de la verdadera libertad e igualdad, de soñar Una España Grande y Libre.

Dada mi edad nunca tuve un conocimiento profundo del desarrollo político doctrinal de nuestro movimiento, pero se que viví el Espíritu verdadero de Amor a  Dios y a España y de entrega total al bien común de todos los españoles que era nuestra meta. Si en algún momento flaqueaban las fuerzas, nuestras miradas se volvían hacia aquel que presidía nuestras sedes, locales y actos: Cristo, y éste crucificado.

La transición galopaba, se gritaba libertad en las calles, democracia y modernidad, pero yo decidí mantenerme fiel a los valores que habían arraigado en mi corazón, a la sangre que bien sabia había sido derramada, de un y otro lado, en una Cruzada necesaria e ineludible que devolvió a España la esperanza como Nación.

fn1

Cada 18 de Julio y 20 de Noviembre, con 13, 14, 15 y 16 años me presentaba solo a las seis de la mañana (algún día me equivoque y coincidió con la salida me la primera misa) frente a la Cruz de los Caídos que quedaba ensalzada junto a la puerta de la Iglesia de San Francisco en la que fui bautizado.

 Allí depositaba mi ramo con cinco rosas rojas, y con mi camisa azul y boina roja, con el brazo en alto hacia Dios cantaba el Cara al Sol como homenaje a aquellos que todo lo dieron por aquellos valores que me hacían sentirme orgulloso de ser quien era!

 Uno de los días que coincidió el canto del Cara al Sol con la salida de misa (estaba yo solo, frente a la Cruz, cantando), veía a través de la visión periférica como la gente (católicos practicantes de misa prima) miraba y como que guía despavorida. Solo una ancianita,  recuerdo, se acerco, me cogió la mano izquierda y depositó en ella un duro (moneda de cinco pesetas).

IMG_201509269_022437

Todo ello, claro, frente al libertinaje que se imponía, frente a la degradación moral que nos embestía, me ganó el apodo del “Facha”, que yo, tengo que decirlo, muy honroso admitía. De echo aquel por quien me fue primeramente dado se convirtió en un de mis mejores amigos.

Sin embargo, mi madre que había vivido la verdadera libertad que durante el régimen del Caudillo, al igual que lo vivieron todos los españoles de buena voluntad, me apoyó y se unió al movimiento de Fuerza Nueva frente al que al principio era reticente!

Fueron años de trabajo y lucha enconados. Cada vez que escucho o leo a Jose Antonio Primo de Rivera describiendo sus viajes y mítines a lo largo de toda Castilla , yo recuerdo tantos viajes y desplazamientos dentro de la provincia a Relleu, a Bañeres, a Callosa, a Villajollosa, a Teulada, a Benisa, a Benidorm, a Calpe, etc.

IMG_20150921_090048

 Conseguimos ser un buen grupo de jóvenes en la comarca de Altea unos 30 o 40, amantes de esa España que nos llenaba de orgullo, de su historia, de sus gentes, de su cultura y valores. Convencimos a mi madre de que se presentara a las elecciones del 82; numero 7 por Fuerza Nueva en la Provincia de Alicante. Uno de sus discursos, hoy proféticos, Ha quedado reproducido en este blog de Unión Católica!

En las postrimerías de su muerte me confeso su mayor orgullo, haber servido a España y haber combatido codo con codo con el que fue nuestro líder Blas Pinar!

Después de vivido y sentido el amor y la dulzura de un Dios y una Patria, tristemente FN fue disuelta, en mi opinión comprensible pero erróneamente. El Estado liberal había convencido a la juventud española de lo nefasto de los valores tradicionales y todos mis camaradas al igual que yo postreramente fuimos cayendo bajo el ímpetu del espíritu mundano y liberal que hicieron a algunos renegar de sus raíces y principios y a otros simplemente olvidarlos.

fn5

Asumiendo así que no hay Verdad, que todo es adaptable, sujeto a transición, caí en las redes nefastas, corruptas y criminales del liberalismo español. Si, se me decía este es el medio para conseguir el fin y con 22 años asumí el cargo de Jefe local de Nuevas Generaciones del PP (no hay indulgencia que me vaya a librar del purgatorio que me corresponde por tan craso error).

Yo había sido Jefe Comarcal de Fuerza Joven y estaba acustumbrado a animar e instruir en los valores y metas trascendentales a mis camaradas. Me encontré en una selva de depredadores en la que fui inducido a la deslealtad y corruptela. Duro 6 meses, el PP ganó, mi primohermano fue Alcalde y Senador, y yo asqueado de la degeneración moral liberal, me fui a La Mancha, con aquel que fue camarada en luchas y combates y que tristemente el mismo Estado Liberal pervirtió, como a cada uno de nosotros, en mayor o menor medida ha pervertido.

20140426203937-liberalismo

Ahora encuentro a mi madre con la mirada fija en el cielo y una sonrisa de satisfacción, que hoy no puede decirme sino que es verdad Alfonso, como que hay un Dios, hay una Patria y hay una Justicia, y que lo importante es esa mirada sobrenatural que nos acontecerá en el momento de nuestra muerte y nos presentara el rostro de Jesucristo, severo para aquellos que se avinieron a los criterios que sacrifican a los no nacidos y a los moribundos o ancianos al demonio liberal de la comodidad y la conveniencia; plácido y sonriente, inductor así mismo de esa sonrisa final, para aquellos que como mi madre no renunciaron nunca a la Verdad que descubrieron y que Dios regalo a España, de la mano de tantos caídos, a través del Espíritu Nacional-Catolicista del 18 de Julio.

Sirva esto para que entiendan aquellos que quieran entender, que con la mirada fija en mi muerte que está por llegar (cuando Dios así lo disponga), no voy a dar mi brazo a torcer ni a ceder lo más mínimo frente aquellos que atenten contra la unidad de la Patria, la Tradición de la Iglesia o los valores inmortales y eternos de la Vida, el Pan y la Justicia. Ya no tengo edad para monsergas ni aveniencias. Repudio y condeno de toda tentación liberal, modernista, progresista o socialista, a las que reconozco como obras criminales que atentan contra Dios y su misericorde Justicia.

De todo ello, anunciar que desisto de todo proyecto politico-social que no sea recuperar la Verdad, Una, Sagrada y Eterna, en aquel movimiento heredero fiel del Espíritu Nacional-Catolicista del 18 de Julio y fundada por D. Blas Piñar López, al que admiro y venero como héroe y santo: FUERZA NUEVA. De forma que esta nuestra asociación de Unión Católica como los grupos que ella pueda sostener o animar se limitarán en todo caso a los fines estrictos recogidos en nuestros estatutos.

mitinfuerzanueva0iw Y por favor, que nadie venga a hablarme del mal menor o de la conveniencia de la moderación frente a las posturas liberales conservadoras de VOX o de cierto sector del PP. Mejor vayan a aquellos condenados en el infierno por su pusilanimidad y su avenencia o tolerancia silenciosa con el genocidio de inocente y les expliquen que no pueden ofrecer una misa por sus almas porque la condenación en el infierno es eterna e irremisible.

“Ay de aquellos que escandalizar en a uno de estos pequeños, más le valiera atarse una rueda de molino al cuello y tirarse al mar” (Jesucristo, año 33)

Que Dios OS bendiga y OS guarde. Y OS premie la paciencia que demostrais con este indigno servidor de Dios y de España!

Victor

Ministerios Menores!

Que importante y necesaria la formación de buenos lectores de la Palabra.

Es una pena que las disposiciones que instituían los ministerios u órdenes menores del Lectorado y el Acolitado hayan quedado como meros pasos de trámite en el camino hacia la ordenación sacerdotal o el diaconado permanente.

Porque ocurre que la Palabra no llega, a pesar de que es portadora de una riqueza inestimable. Pero es que no llega ni al oído, ¿cómo va a llegar al corazón?

Y digo esto porque a veces por la mala lectura del lector extraordinario, otras por la mala disposición o estado de la megafonía, otras por el despiste generalizado, la cuestión es que no nos enteramos de la misa ni la mitad, y nunca mejor dicho.

Si realizamos una encuesta a la salida de cualquier misa sobre los acontecimientos relatados en el Evangelio, ¡qué pocos recordarán de lo que trataba! Si se nos ocurriera preguntar por el contenido del salmo, ya ni te digo.

Y es que, a veces, creo que no es necesario tanto invento y filigrana pastoral cuando la Palabra lo porta todo y la Palabra no llega. Pues hagamos que llegue, sin filigranas ni improvisaciones, promocionando cursos de verdaderos lectores de la Palabra, desarrollando el ministerio laical del Lectorado, atrayendo a aquellos y aquellas de voces más penetrantes y atractivas, que se haga de la lectura verdadera Palabra de Dios.

Y si no lo creen así, lean el Salmo de este Domingo y díganme si acaso uno solo de los que asistió a cualquiera de las misas en su parroquia podría ahora resumir este programa y proyecto de vida cristiana en la que Dios nos exige configurarnos:

Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará.

                              Sal 14,2-3a.3bc-4ab.5

La Fiesta de los Corazones!

En este que es ahora mi pueblo de residencia, Tejina, en Tenerife, celebramos las fiestas en honor a San Bartolome. En estas fiestas se realiza la Exaltación de los Corazones.

sanbartolomegreco

Me gusta el sentir religioso popular que, a pesar de la imposición pagana de la pérdida del sentido de lo religioso, sabe conservar en sus raíces y tradiciones la identidad católica sin la que no se comprendería la fiesta.

La Exaltación de los Corazones es un salir hacia afuera del pueblo que quiere presentarse tal y como es, sin hipocresías ni apariencias. Corazones descarnados que elevan sus plegarias a los cielos, como si quisieran identificarse con aquellos corazones tan amados; los de Jesús y María.

Y es que el patrón de esta nuestra Tejina no puede inspirarnos menos. San Bartolomé, llamado Natanael, uno de los Doce, después de Pentecostés salio a predicar el Evangelio, la buena nueva de Cristo nuestro Dios y Salvador. Llegó a tierras de la India y allí, según la tradición exorcizo a una de las hijas del rey Polimio encadenando al demonio que la poseía.  El rey Polimio se convirtió al cristianismo. pero como siempre suele ocurrir en la historia de la Iglesia, su fidelidad al Evangelio hizo que el hermano de Polimi, también rey, Astiagues lo mando desollar vivo, decapitándolo después.

Es este Apóstol mártir el que inspira los corazones tejineros a elevar cada año hacia Dios esos sus corazones exaltados, símbolos de un pueblo que no conoce rendición.

Y nosotros que peregrinos llegamos a esta tierra, damos gracia a Dios por los bienes que aquí nos ha ofrecido y pedimos por esta Tejina, por su calle de Arriba, de Abajo y de en medio, por su Pico y Asomada, por su Milan, Jover y Barranquera, y por el pueblo católico que lo identifica.

¿Eucaristía? ¡Qué raros somos!

Los católicos somos raritos, muy raros.

Fíjate que llegamos a creer que en esa pequeña forma de pan, apenas un fisquito de la nada, se haya verdadera, sustancial y realmente nuestro Señor Jesucristo, Verbo de Dios, Segunda Persona de la Santísima Trinidad, sin merma ni limitación. Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica en su número 1374:

En el Santísimo Sacramento de la Eucaristía están “contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero” (Concilio de Trento: DS 1651). «Esta presencia se denomina “real”, no a título exclusivo, como si las otras presencias no fuesen “reales”, sino por excelencia, porque es substancial, y por ella Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente»”

¿O no nos lo creemos? Porque si en la Santa Hostia esta Cristo Dios y Hombre verdadero “totalmente presente”,  ¿cómo comulgar de cualquier manera?¿cómo no caer fulminado ante el misterio y postrados hacer un acto de suma adoración? Como aquel protestante decía, si yo creyera que Cristo se haya presente en la Eucaristía no podría ir a comulgar sino arrastrándome de rodillas y envuelto en un emocionado llanto de amor.

Hoy me han contado como una madre y su hijo asistieron a la Santa Misa al Santuario del Cristo de La Laguna en Tenerife. Ya es raro hoy, por demás, que un hijo acompañe a su madre a la Santa Misa. A la hora de comulgar se adelantó el hijo y cuando le llegó su turno se arrodilló para recibir al Señor Jesucristo en la Inmaculada Hostia, sin embarg,  el sacerdote “descolocado” le negó la comunión y le indicó que se apartará a un comulgatorio más retirado del presbiterio; el muchacho contrariado se fue a tal comulgatorio que tuvo que retirar y colocar (no se comprende la situación si ya el muchacho estaba de rodillas esperando la comunión, se le hace levantar y retirarse a otro lado a esperar sin más indicacioneds) . Cuando le llegó el turno a la madre se repite la situación, ella se arrodilla frente al sacerdote, abre la boca,  sobresaca decorosamente la lengua, y otra vez el ministro “descolocado” le indica que no, le niega la comunión y la manda a lo que pareció el rincón de los castigados. Ella fue junto a su hijo y se arrodilló en el reclinatorio, esperaron pacientemente, ante miradas algunas de perplejidad, y otras de reprobación, que todos los hermanos en Cristo nuestro Señor acabaran de comulgar.

Como el sacerdote viera que ambos, como mártires eucarísticos, persistían en recibir a Jesucristo en la Eucaristía de forma decorosa y postrados en adoración, por otro lado forma ésta la común entre los católicos antes de que arbitrariamente se les quitaran los reclinatorios al pueblo fiel, antes de retirarse al altar a la purificación, y en vista de que Madre e Hijo no se avinieron a lo que se imponía, esto es la comunión de pie y quizás en la mano, fue hasta el apartado reclinatorio y cumplió con el deber que el derecho canónico le impone de dar el sacramento al fiel que debidamente se lo pidiere.

Al acabar la misa fueron madre e hijo a pedir explicaciones del por que de ese trato discriminatorio y, puede decirse,  hasta vejatorio, a quien tan solo quiere recibir al Señor con el respeto y reconocimiento que la fe impone. La respuesta con profunda fundamentación teológica: “Es que me deja usted descolocado, no comprendo porque no comulga usted como todos”.

Y es que así nos va. Cuando aparece algún laico que verdaderamente cree lo que la Iglesia predica, pues vamos y le atizamos, para que no crea tanto, porque quizás no nos conviene que muestre tanta fe,  por si alguno fuere a quedar en evidencia.