Archivo de la etiqueta: descristianización

El que tenga oídos que entienda

 

A algunos les parece demasiado fuerte, atrevido, reaccionario o anacrónico el atreverse a solicitar y defender el estado confesional para nuestro pais, España, y salir del estado confusional en el que todo católico se encuentra o lamenta… Hoy tengo que darte toda la razón con el corazón hermano Alfonso, con cierta vergüenza por no haber sido más claro y potente. Llego a este convencimiento viendo como otros, dígase un tal Pedro Sánchez, se atreven a defender el estado laico como la prioridad de su gobierno, de llegar a ser presidente… Dios no lo quiera. Estamos ya preparados para todo, hasta para el Armagedon si se tercia, del que creo que estamos más cerca, como advirtió Netanyahu por si a alguno le interesa.

Bajo el dominio de Satanás!

Como no morir de dolor al ver tanta gente querida viviendo alejada de Cristo y la Iglesia.

La Fe y la Doctrina no es una broma. El combate con el maligno y la perdición de las almas no es ninguna broma.

En la audiencia del Miércoles de Ceniza del año 1977, el Papa Plablo VI de feliz memoria, advertía de la verdad a la que nos enfrentamos, de la verdad a la que el mundo se enfrenta, y clarividentemente aludía a lo que hoy vivimos por causa de nuestro mal combate:

Denunciaba el Papa en tal audiencia el “dominio del diablo sobre la Tierra y sobre los mismos hombres, dominados, tentados y arruinados por el espíritu del mal”.

No comprendo cómo ante la advertencia y exhortación clara de la Iglesia siempre los más deciden avenirse con el enemigo, en este caso el mundo. El Papa advertía de la existencia de este otro mundo, que tantas veces nos negamos contemplan, “otro mundo que no es tan bello, sino que, más bien y al contrario de aquel cristiano, es el de la humanidad que rechaza, se revela y se separa de Dios, dando lugar a la proliferación del laicismo, del secularismo, del anticlericalismo y del ateísmo,” males tales que claramente vivimos hoy cada vez con mayor intensidad.

En este mundo hoy vive hoy esta  “humanidad que dice: no quiero saber de Cristo ni de Dios.”

“Este es el mundo -añadía el Papa- llamado nada menos, que el reino del príncipe de este mundo, ¿quién es el príncipe de este mundo?, el diablo”, – aclaraba Pablo VI.-

Hoy estas expresiones provocan la risa y el desprecio, incluso de aquellos que tanto alaban a Pablo VI por su reforma postconciliar. Pero el Papa afirmaba taxativamente que “el mundo está bajo el dominio de una potencia grande e indefinida, pero operativa: el espíritu de satanás, que trabaja en la humanidad, la cual rechaza el tener a Dios junto a ella.”  

Y subrayaba Pablo VI que “estamos viviendo precisamente en este mundo en un ambiente contaminado por el mal, del que tenemos que inmunizarnos” y oponernos a él con “un carácter de combate, de milicia”.

Pues ahí es donde queremos situarnos, en el carácter y carisma de combate y milicia católica. Colocados al lado de Cristo bajo los criterios cristianos del Evangelio, el Magisterio y Tradición. Estos son los miembros, amigos y simpatizantes de Unión Católica: Soldados de Cristo, fieles al maestro y a la Iglesia, aun a precio de nuestra sangre.

A todos los cristianos que viven “ricamente”: ¡ estamos en guerra!

Mañana comienza la Escuela de Verano organizada por Unión Católica http://blog.unioncatolica.com/?page_id=456 . Cuenta con ponentes de los de sin pelos en la lengua, entre los que además de los locales voy a destacar a Luis María Sandoval, historiador y Presidente de la Escuela Española de Estudios Políticos. Todavía quedan unas pocas plazas disponibles. El mundo islámico está en pie de guerra, armados y pertrechados, y muchos otros grupos de presión, lobbies, luchando por sus “derechos”. Nosotros solemos decir “que Dios nos coja confesados”, y sí, confesados pero no sentados, dormidos y atolondrados. Los animo a todos a que se incriban pues realmente es de lo que merece la pena, es justo y necesario.

A todos los bautizados y confirmados: ” ¿ no sabeis que sois templo de Dios y que el Espíritu Santo habita en vosotros?”, repite San Pablo con frecuencia ( I Cor 3,16). Un día de Pentecostés, Pío XI iluminado por el Espíritu Santo, concibió la Acción Católica. Pensaba en una movilización universal del laicado prolongando la jerarquía. Alguien entonces dijo: “qué gran general si tuviese soldados”. El decreto Apostolicam actuositatem del Concilio Vaticano II exige de los laicos “un apostolado más amplio y mucho más intenso”.

El Papa Francisco ha dicho recientemente que estamos en la 3ª guerra mundial ( http://m.euronews.com/es/307487/ ). En muchos países nuestros hermanos cristianos se encientran ante este dilema: apostasía o martirio. En occidente la mayoría ha apostatado directamente, y en general sin darse ni cuenta. Yo no sé si es la tercera, la sexta o la última, pero ciertamente ¡estamos en guerra!

http://foro.unioncatolica.com/viewtopic.php?f=7&t=33

 

 

Soldados perdedores de batallas…

Decían ayer unos jóvenes católicos comprometidos que la mayor dificultad a la que se enfrentan al hablar con otros jóvenes no creyentes de su entorno, es que los jóvenes hoy no tienen criterios de valor que puedan dotar a una cierta acción de un cariz netamente malo o bueno, sino que más bien, a los jóvenes todo se les presenta como relativo y asumible en la jungla de la opinión.

A nadie le escandaliza reconocer que el aborto es el descuartizamiento de un ser humano: ¡sí no sufre! ¡si es lo mejor! ¡si su vida sería peor! Y así se justifica el atroz genocidio, desde una indiferencia asumible porque ya es lo normal.

Este materialismo relativista que se ha impuesto en las conciencias de nuestros jóvenes es el resultado de una sutil pero planificada trama que desde la frivolidad de series televisivas, películas y dibujos animados, pasando por la falsedad  conceptual de valores invertidos como la libertad y la independencia, ha llegado  al adoctrinamiento atroz y mordaz al que se les somete desde la deseducación pública en valores. Y aún mås, se impone ya legislativamente una manera de pensar fuera de la cual el trasgresor será castigado; en el nombre de la libertad dejamos de ser libres, para que otros puedan ejercer su libertad de someternos.

Veía uno de estos muchachos tan implantada y anquilosada en la conciencia social las nefandas ideológias, anticristianas y antinaturales, que confesaba su tentación a desistir en la lucha:”Quizás la guerra pueda ser ganada en el fututo, pero hoy estas batallas están perdídas”.

Tuve que corregirle. La guerra ya fue ganada, de una vez para siempre, por Cristo en la Cruz. Somos soldados de la luz perdedores de batallas en una guerra en la que ya fuimos declarados vencedores.

Y esta es la maravilla de nuestra fe. Porque ademås somos conscientes de que con nosotros hay un ejército inmenso, incontable, de ångeles que luchan a nuestro lado, y por encima de todos la Santisima Trinidad coronando a María con Reina de toda la Creación, de los cielos y de la tierra, nos asegura que si Ella Reina la Vida ya ha triunfado.