Archivo de la categoría: Uncategorized

ABOMINABLE

Por las autopistas principales de nuestra preciosa isla, Tenerife, pueden contemplarse grandes carteles publicitarios de una empresa, no cualquiera. No es del Loro Parque, tan emblemático, ni de un restaurante, ni de un político cualquiera a la caza del voto del incauto circulante; no era una oferta de electrodomesticos, ni de esos centros comerciales tan elegantes que se quedan con nuestros dineros antes de que un gallo cante… No, era más fuerte que eso, algo para mí impactante: se trataba de un adivino, de una empresa sonriente que se limpia los dientes para mordernos el cuello sin que se monte revuelo, como si cayeran del cielo. Esto no es nada nuevo, eran las brujas de antaño, aunque ya parezca que no hagan daño. Nos ha acostumbrado la tele con cadenas dedicadas, de las que si fueran de retrete deberíamos tirar sin recelos. Hace unos años en esas cadenas y a cualquier hora reinaba la pornografía; ahora han encontrado un negocio al parecer más rentable. No me importa que se lleven los dineros, sino las almas burladas, de estos que creen que no pasa nada por hacer pactos de sangre, o que ni siquiera saben que los hacen. Los pecados de la carne quizá a todos nos pasen, pero el que peca contra el Espíritu más dificilmente podrá superarlo. Dicho de otra manera, aunque el catecismo no haga distinción entre pecados más o menos graves, sino entre pecados veniales y mortales, la adivinación atenta contra el primer mandamiento, contra el Amor en persona.

http://foro.unioncatolica.com/viewtopic.php?f=6&t=10

Pornografia

dile_no_a_la_pornografia

 

Acabo de asistir a la conferencia que nos ha brindado mi estimada catedrática. Ha expuesto de manera clara y sistematizada la realidad social cruda y degradante, que el consumo y la “normalización” de la pornografía supone en las sociedades mal nominadas como desarrolladas.

La pornografía degrada el valor y estima humanos, pervierte la conciencia del que la consume y reduce a mero objeto a aquellos que se prestan a protagonizarla.

La pornografía, nos ha trasmitido Adelia, se inserta en las conciencias de nuestros más pequeños infantes desde edades cada vez más tempranas; escandalosamente real es el dato que nos confirma que ya hay niñ@s que desde los 8 años reconozcan haberla consumido de algún modo, a través de internet, revistas o películas.

Hoy la imagen de Dios impresa en cada ser humano es despreciada hasta el extremo de ser normal entre nuestros jóvenes el trato “amigable” con expresiones tales como: guarra, perra, me la vas a chupar, perrea, etc;  y el desprecio absoluto hasta la ridiculizaciòn de valores tan altos y profundos como la castidad, fidelidad, virginidad. Ya se ha traspasado la concepción de la sexualidad como un mero instrumento de placer, para destrozar la moral y autoestima del ser humano obligándole a aceptar la perversión y la degradación sexual como algo propio y normal de la realización existencial.

DIOS Y EL SUFRIMIENTO

Voy a comenzar este blog, esta bitácora de navegación en la barca de Pedro, cómo no, con la cuestión fundamental, la que se me platea todos los días en consulta ante tanta y tanta desgracia o desde que uno ojea las noticias: ¿ si realmente Dios existe, cómo permite todo ésto?.

Trataré de responder en primer lugar con el corazón y de forma breve como pretendo que sean estas reflexiones, sintéticas, francas, y reflejando lo más fielmente mi práctica cotidiana, abierta por supuesto a aprender: ¡ no lo sé!, me sobrecoge, me bloquea, no lo entiendo, me causa rechazo… Supongo que como a todos los hombres de buena voluntad. Pero luego pienso ¿ cuál es la alternativa, que Dios no exista, que nada de todo esto tenga sentido?.

¿ Nos hemos llegado a creer que realmente lo sabemos todo, tan engreídos nos hemos vuelto que, digamos que existe Dios, tengamos capacidad para juzgarlo? ¿ realmente conocemos todas las variables, el fondo del universo, hasta ahí llega nuestro conocimiento o nuestra osadía?.

Es una decisión que cada uno toma, con mayor o generalmente menor fundamento, por prejuicios y sin ninguna coherencia. Si realmente supiéramos lo que estamos eligiendo nos lo pensaríamos más de dos veces, y no lo digo ya por las consecuencias trascendentes, sino sobre esta mísera existencia. Si eliges Dios debe tener consecuencias, un cambio en tu vida, no es decisión fácil; si eliges no Dios estarás perdido, si esperanza. Por eso predican tanto el “Don’t worry be happy”, ahí todo cabe, vivir como animalitos ( aunque si respetaramos la naturaleza como ellos lo hacen ya el mundo mejoraría notablemente).

http://foro.unioncatolica.com/viewtopic.php?f=7&t=5