A vueltas con el paganismo!

Estamos acostumbrados los católicos a que numerosas celebraciones cuenten con la asistencia de distinguidas autoridades.

Nunca nos hemos planteado si las autoridades asistentes a las fiestas y solemnidades litúrgicas son creyentes, quizás porque tenemos claro que por encima de su religiosidad y fe personal, asistenten como representantes del pueblo que administran, clara y mayoritariamente católico.

A lo que no estamos tan acostumbrados, y creo que no se puede uno acostumbrar a esto, es a que tales autoridades hagan gala de su paganismo y mala educación, restregando su irreverencia y desprecio por la sagrada celebración a la que asisten.

Alcaldes chateando y hablando jovialmente con consejeros y presidentes mientras los ministros sagrados distribuyen la comunión a un singular metro de distancia. Miembros de gobiernos e instituciones departiendo y riendo mientras es elevado el Santísimo en la Santa Misa.

¡Que desfachatez! ¡Impresentables! Aunque después se presentan y son elegidos por los mismo católicos. Paradoja incomprensible que ya va pasando cuentas, especialmente a los no nacidos.

Pues eso, que ahóra andamos, a vueltas con el paganismo, como en los orígenes del cristianismo. ¡Qué le vamos a hacer! ¡Bonitas y tecnológicas catacumbas las que hoy ya vamos construyendo amoldadas a los tiempos!

2 pensamientos en “A vueltas con el paganismo!”

  1. Es un mal que desgraciadamente se extiende por las diferentes comunidades parroquiales, cuando se pierde el sentido de lo que se celebra, las actitudes no distan mucho de las que se dan en el exterior del templo. Curiosamente las formas no se pierden cuando se trata de otros ámbitos como puede ser un concierto de música clásica donde estas actitudes serían contundentemente afeadas.

Deja un comentario