Destrucción de la Iglesia desde dentro

oveja_lobo

Que Satanás está actuando desde dentro de la Iglesia Católica no se puede poner en duda. La masonería, el relativismo moral y social, la ideología de género, el liberalismo,…. Todo ello invade los cerebros y los corazones tanto de los seglares como los presbíteros, tanto en el pueblo más pequeño como en el Vaticano. Nada nuevo estoy diciendo. Sin embargo, hay que saber distinguir entre la IGLESIA CATÓLICA y las personas que están dentro de la misma. Somos las personas quienes introducimos a Satanás en nuestras acciones, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, hasta el punto de considerarlos como “normales”, “aceptables”, “razonables”, “éticos”  e incluso “morales”.

Decía ayer el párroco de mi pueblo que “tenemos que estudiar, tenemos que conocer la doctrina cristiana acudiendo a las Encíclicas y al Catecismo. Si restringimos nuestro conocimiento a lo que “otros interpretan”, a lo que otros piensan desde su propio desconocimiento, incluso a nuestra propia interpretación de lo que oímos, el resultado es confusión, contaminación de pensamiento, vacío, y apertura al relativismo moral (qué acertado estaba el Papa Benedicto XVI al avisar, al prevenir, del relativismo moral que invade al hombre contemporáneo).

Esta mañana, leyendo religionenlibertad.com he visto este vídeo que os animo a ver y oír. En seis minutos, el Padre Santiago Martín expone dos datos de porcentaje extraídos de un informe sobre la situación de la Iglesia Católica en Holanda y Alemania. La verdad es que pone los pelos de punta oír cómo se comportan los sacerdotes en ambos países, cómo han abandonado la doctrina cristiana, cómo abren las puertas a Satanás.

Después de oírlo se puede entender (que no aceptar, por supuesto) el avance de las actitudes de la cultura de la muerte que Adelto ya ha comentado en un post anterior, el avance de actitudes pro-pederastia en Holanda, la defensa del aborto post-parto, el apoyo de movimientos anticatólicos, etc.

Pido a Dios para que el Papa Francisco sea valiente, fuerte y firme en la defensa de la doctrina católica en el próximo Sínodo de la Familia. Una reunión muy esperada por Satanás para poner a la Iglesia patas arriba, lista a rendirle honores.

Deja un comentario