DOGMA

Abusando de su paciencia y cariño, y rizando el ya rizado rizo, me atrevo a hablarles un poco de la Dogmática, entrañable ciencia que llegó a ocupar el sitial de “reina de las ciencias” en la escolástica, y que progresivamente se fue relegando de la vida académica, hasta el puesto extremo que ocupa hoy día; y en el que quizá sea sintomático que uno de los principales promotores fuera nada menos que el teólogo kantiano ALBRECHT RITSCHL (1822-1889), quien procuró la ubicación académica de la teología en un esquema acorde a la asignación que Kant hacía del hecho religioso dentro de la esfera de la razón práctica.

Ustedes me disculparán que emplee estos términos, pero sinceramente es que ya no tenemos ni puñetera idea de nada. Solemos entender un “dogma” como una afirmación arbitraria que un imbécil sin formación ni información ninguna le ha dado por sostener y que tenemos que tragar con papas y sin ensalada. Perdonenme ustedes, nada que ver. El dogma, efectivamente, es algo que tenemos que creer, indiscutible, sí, pero porque ha sido exhaustivamente analizado y estudiado. Si nos dice Einstein que E= m*c2 nos lo creemos a pies juntillas porque Einstein es un gigante y nosotros unos ignorantes. Pero si el Papa Pio IX, un retrógrado ignorante y sin autoridad ninguna como por todos es sabido y no admite discusión ( es un dogma), el día 8 de diciembre de 1854, rodeado de la solemne corona de 92 Obispos, 54 Arzobispos, 43 Cardenales ( pervertidos pederastas todos como es por todos sabido y por tanto sin autoridad ninguna, otro ddogma) y de una multitud ingentísima de pueblo, definía como dogma la Inmaculada Concepción de María, entonces cualquier cantamañanas puede levantarse de su asiento y proclamar solemnemente “pues yo opino de que no”… así nos luce el pelo al catolicismo. A modo de ejemplo, si buscan una somera fundamentación de los argumentos e historia hasta la solemne proclamación del maravilloso dogma de la Inmaculada, les dejo el siguiente enlace: http://www.franciscanos.org/virgen/rambla.html , que lo disfruten.

Dogma, del griego δογματικός (dogmatikós), significa ‘pensamiento’, ‘principio’, ‘doctrina’, y es el conjunto de fundamentos o principios por los que se rige una religión, doctrina, ciencia o sistema determinado. En un sentido despectivo, se le llama dogmática a aquella persona o institución que es inflexible, intransigente, y cuyas ideas y opiniones son inobjetables. Parece que nos hayamos quedado exclusivamente con este sentido descalificador, cuando los dogmas, axiomas o principios son propios de cualquier ciencia, como las palabras para formar frases con sentido. Volviendo al ejemplo anterior uno podría decir ¿ que la energía igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado?, menuda estupidez… ¿ conoce usted los argumentos?. El dogma es un principio, sí, pero también una conclusión. Deberíamos probablemente formarnos un poco más en los fundamentos de semejantes afirmaciones, que no son los delirios de cuatro locos. ¿ y nos decimos católicos?. Quizá sí que estamos locos si teniendo posibilidades no intamos profundizar en las razones de nuestra fe. Más que indiscutible o innegable, me quedaría con la acepción de “fidedigno” que tiene el dogma. Es fidedigno porque es razonable a la vista de nuestra fe, y de la autoridad que otorgó Jesucristo a Pedro, para quien lo quiera ver, y que quedó fijada en los Evangelios. Semejante fundamento sí que no lo encontraremos en ninguna otra “ciencia”. En la fijación de sus dogmas considero que la Iglesia, a pesar de sus defectos, siempre ha tenido presente aquella famosa frase, atribuida a San Agustín, que reza así “En lo esencial unidad, en lo dudoso libertad, y en todo caridad”

En materia de religión, la teología dogmática es aquella que estudia los principios teóricos sobre los cuales se sustenta la fe en Dios y sus obras, tal como es predicada e instruida por la Iglesia, de lo cual se desprenden, desde luego, consideraciones en un sentido moral en torno a la verdad y la significación de sus enseñanzas. De forma similar existe una dogmática jurídica que es la que estudia un conjunto de axiomas o principios para construir, a la luz de operaciones lógicas, nuestra comprensión del Derecho. Un ejemplo de dogma jurídico sería el siguiente: Nullum crimen, nulla poena sine praevia lege, es decir, que no hay crimen, ni hay pena, si no existe una ley previa. De forma similar me atrevería a decir, que si no hay Dios no hay Derecho, no hay bien ni mal, todo es relativo, el hombre es la medida de todas las cosas, la santa mayoría, hasta el día que decidamos, por sagrado referendum, que 2 + 2= 5.

Deja un comentario

para escribir un comentario.