¡PODEMITAS!

Contra el peligro podemita -cada vez más acentuado por el desplazamiento hacia posiciones extremas de las masas sociales- hay que formar, no el frente “antirevolucionario” -puesto que España necesita “una” revolución-, sino el Frente Católico, delimitado por las siguientes exclusiones y exigencias:

I. Exclusiones. Nuestra generación, que es a la que le corresponde la responsabilidad de desenlazar la presente crisis del mundo, no puede sentirse solidaria:

a) Por razón histórica de los que quieran cobijar bajo la bandera nacional nostalgias reaccionarias de formas caídas o de sistemas económico-sociales injustos.

b) Por razón ética, de los que se hayan habituado a vivir políticamente den un clima de moral corrompido.

II. Exigencias. El Frente Católico habrá de proponerse:

a) La devolución al pueblo español de una nueva fe en su unidad de destino y de una resuelta voluntad de resurgimiento, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia y bajo el Reinado Social de Cristo.

b) La elevación a términos humanos de la vida material del pueblo español.

Lo primero exige una revitalización de los valores espirituales católicos, sistemáticamente relegados o deformados durante tanto tiempo, y, sobre todo, la insistencia en esta concepción de España COMO EXPRESIÓN DE UNA COMUNIDAD POPULAR CON UN DESTINO PROPIO, diferente del de cada individuo o grupo, y superior a ellos. Lo segundo -es decir, la reconstrucción económica de la vida popular, impuesta con doble motivo en esta época de liquidación del orden capitalista liberal- exige urgentemente:

a) Una reforma económica que llegue incluso a la recuperación pública de aquellos estamentos crediticios necesarios, en beneficio de la economía total.

b) Una reforma agraria, industrial y laboral, junto una revisión de nuestras relaciones o supeditaciones europeas, que determine irrenunciablemente el derecho al trabajo y a una vida digna de cada español.

Lo que no sea la aceptación sincera y austera de un programa así, con lo que implica de sacrificio, no tendrá nada de una verdadera posición contraria al “podemitismo” -que descansa, sobre todo, en una interpretación materialista del mundo, auspiciada hoy por el liberalismo progresista imperante-, sino que será un intento igualmente materialista y además inútil, por conservar un orden social, económico e histórico criminal ya herido de muerte.

 

(Adaptación de las palabras de Primo de Rivera del 5/12/1935)