¿Es estupidez o mala intención?

Mucho antes que se suscitara tanta polémico con la admisión de los divorciados vueltos a casar civilmente a Sacramento de la Eucaristía (porque comulgar siempre podrán comulgar, eso sí espiritualmente), ya presentaba yo en distintas circunstancias la problemática de los trámites canónicos en los procesos de nulidad matrimonial.

No comprendo porque el teólogo Kasper se empecina en destruir el Sacramento y desvirtuarlo hasta el extremo en el que el propio Sacramento daría igual para la plena comunión eclesial.

No se si es estupidez o mala intención, porque si se admite a un divorciado vuelto a casar civilmente, cuanto menos se reconoce que el matrimonio sacramental fue nulo; de otra forma se estaría sacramentalizando el adulterio, porque si el matrimonio sacramental no es nulo el adulterio es patente.

Entonces ¿por qué en vez de atacar de forma feroz e intelectualmente violenta uno de los siete pilares fundamentales de nuestra fe y doctrina que son los Sacramentos, no se instituye un proceso simplificado y breve de la nulidad matrimonial canónica? Esto si es algo que el Santo Padre y la Jerarquía si puede realizar.

¿Cuantos procesos se encuentran paralizados por años sin término en mesas diocesanas? ¿Cuantos católicos no acuden al proceso por entenderlo complicado, largo y económicamente gravoso?

Quisiera conocer los datos reales de los católicos que no pueden comulgar por causa de estar casados y conviviendo con otra pareja (se supone que tales católicos, siendo católicos continúan en el seno comprometido de la iglesia). Quiero saber cuantos de ellos realmente han iniciado el proceso de nulidad matrimonial, y cuantos de ellos han recibido sentencia desfavorable de los tribunales rotales dejándoles en una situación realmente comprometida.

Este es el verdadero problema Srs. Dejémonos de tirar piedras sobre nuestra Madre, que ya bastantes le llueven de fuera.

Reivindiquemos lo que es reivindicable. ¿Por qué en el proceso de nulidad no puede bastar con el informe del párroco (primer conocedor de la realidad conyugal de los interesados) y un breve proceso diocesano censurado directamente por el obispo (presentándose las garantías oportunas al interesado que quisiera oponerse en un recurso a tribunal superior). ¿Por qué, dadas las circunstancias a las que nos enfrentamos, no se puede establecer un decreto de nulidad sin oposición en el plazo máximo de tres meses, proceso sin gravosas tasas y complicados letrados?

Y haciendo eso que podemos hacer, respetamos la doctrina que nos ha sido trasmitida. Porque nuestra tarea es esa: continuar siendo católicos y conservar a nuestra Madre como la que es, Una, Santa, Católica y Apostólica; y no como la que a muchos le gustaría que fuera Diversa, Avenida, Protestante y Moderna.

Ministerios Menores!

Que importante y necesaria la formación de buenos lectores de la Palabra.

Es una pena que las disposiciones que instituían los ministerios u órdenes menores del Lectorado y el Acolitado hayan quedado como meros pasos de trámite en el camino hacia la ordenación sacerdotal o el diaconado permanente.

Porque ocurre que la Palabra no llega, a pesar de que es portadora de una riqueza inestimable. Pero es que no llega ni al oído, ¿cómo va a llegar al corazón?

Y digo esto porque a veces por la mala lectura del lector extraordinario, otras por la mala disposición o estado de la megafonía, otras por el despiste generalizado, la cuestión es que no nos enteramos de la misa ni la mitad, y nunca mejor dicho.

Si realizamos una encuesta a la salida de cualquier misa sobre los acontecimientos relatados en el Evangelio, ¡qué pocos recordarán de lo que trataba! Si se nos ocurriera preguntar por el contenido del salmo, ya ni te digo.

Y es que, a veces, creo que no es necesario tanto invento y filigrana pastoral cuando la Palabra lo porta todo y la Palabra no llega. Pues hagamos que llegue, sin filigranas ni improvisaciones, promocionando cursos de verdaderos lectores de la Palabra, desarrollando el ministerio laical del Lectorado, atrayendo a aquellos y aquellas de voces más penetrantes y atractivas, que se haga de la lectura verdadera Palabra de Dios.

Y si no lo creen así, lean el Salmo de este Domingo y díganme si acaso uno solo de los que asistió a cualquiera de las misas en su parroquia podría ahora resumir este programa y proyecto de vida cristiana en la que Dios nos exige configurarnos:

Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará.

                              Sal 14,2-3a.3bc-4ab.5

La Fiesta de los Corazones!

En este que es ahora mi pueblo de residencia, Tejina, en Tenerife, celebramos las fiestas en honor a San Bartolome. En estas fiestas se realiza la Exaltación de los Corazones.

sanbartolomegreco

Me gusta el sentir religioso popular que, a pesar de la imposición pagana de la pérdida del sentido de lo religioso, sabe conservar en sus raíces y tradiciones la identidad católica sin la que no se comprendería la fiesta.

La Exaltación de los Corazones es un salir hacia afuera del pueblo que quiere presentarse tal y como es, sin hipocresías ni apariencias. Corazones descarnados que elevan sus plegarias a los cielos, como si quisieran identificarse con aquellos corazones tan amados; los de Jesús y María.

Y es que el patrón de esta nuestra Tejina no puede inspirarnos menos. San Bartolomé, llamado Natanael, uno de los Doce, después de Pentecostés salio a predicar el Evangelio, la buena nueva de Cristo nuestro Dios y Salvador. Llegó a tierras de la India y allí, según la tradición exorcizo a una de las hijas del rey Polimio encadenando al demonio que la poseía.  El rey Polimio se convirtió al cristianismo. pero como siempre suele ocurrir en la historia de la Iglesia, su fidelidad al Evangelio hizo que el hermano de Polimi, también rey, Astiagues lo mando desollar vivo, decapitándolo después.

Es este Apóstol mártir el que inspira los corazones tejineros a elevar cada año hacia Dios esos sus corazones exaltados, símbolos de un pueblo que no conoce rendición.

Y nosotros que peregrinos llegamos a esta tierra, damos gracia a Dios por los bienes que aquí nos ha ofrecido y pedimos por esta Tejina, por su calle de Arriba, de Abajo y de en medio, por su Pico y Asomada, por su Milan, Jover y Barranquera, y por el pueblo católico que lo identifica.

Paradoja entre paradojas!

No le corresponde a la Iglesia como tal desarrollar un completo programa político o un modelo social determinado como únicas vías de realización humana en el divino proyecto de la Creación.

Pero la Iglesia Católica tiene una completa Doctrina Social y Política promulgada y asentada a través de su Magisterio. Doctrina desarrollada en infinidad de decretos, declaraciones, exhortaciones episcopales y demás documentos eclesiales. Doctrina Social y Política que se estudia y analiza a través de programas universitarios de especialización.

Sin embargo, tanto trabajo, esfuerzo y atención, no obtienen sus frutos en el campo de la política nacional. No hay opciones políticas católicas que asuman las directrices doctrinales y se dejen iluminar en sus programas por el compendio de la Doctrina Social y Política Católica. Y, paradoja entre paradojas, si las hay, son despreciadas y marginadas en primera instancia por las mismas estructuras y jerarquía eclesiales.

Pero nosotros, católicos que aspiramos a la Vida Eterna, en medio de la tempestad y en huracán seguimos confiando en Áquel que bien sabemos no dejará que la barca naufrague. A pesar de que a veces parezca dormido, y la barca a punto de zozobrar.