No se entiende España…

No se entiende España sin Cataluña, pero tampoco se entiende Cataluña sin España. Los separatistas catalanes, minoría antipática y resentida donde las haya, deberían buscar, más bien inventar al estilo euskalduno, un nombre para esa entidad nacional que pretenden, porque Cataluña fuera de España no es Cataluña.

Esta realidad  condiciona sumamente la posibilidad de una España sin Cataluña, tanto, que no es posible. Cataluña siempre formará parte de España porque España es esa unidad de destino a la que siempre perteneció y en la que fueron constituídas ambas: Cataluña  como región, junto a tantas, España como unidad de aquellas. Y esta es la historia señores, y si algunos se empeñan en quebrarla, otros se empeñarán en recomponerla.

Aunque no sirva de alivio, debemos recordar que el egoísmo de unos pocos que manipulan y utilizan los sentimientos y desesperaciones de otros no es de ahora. Se preguntaba Ramiro de Maeztu allá por el año 1934: ¿Por qué, diréis, nos habla España de unificación de la Hispanidad cuando los hijos de España desgarran su propia unidad?

Y así tendremos que esperar el resurgir de España, quizás primero en nuestras conciencias tan domesticadas en unos casos, amedrentadas o inmunizadas en otros. Como decía Maeztu “resurgirá España porque las fuerzas latentes de su espíritu, los valores que cien generaciones cristianas han depositado en el fondo del alma nacional, vencerån la resistencia de esta costra de escorias que la oprimen, y saldrá otra vez a la superficie de la vida social el oro puro de nuestra alma añeja, la del catolicismo a machamartillo, la del sentido de jerarquía, más arraigado en España que en ninguna otra nación del mundo, la de los nobles ideales, la que ha cristalizado en obras e instituciones que nos pusieron a la cabeza de Europa.”

Y esta visión clara de Maeztu viene avalada, mejor garantizada, por la promesa del reinado predilecto de Cristo sobre nuestra Patria, y aquella de nuestra amada Madre, la del Pilar, de que España sería siempre tierra de María, de forma que España no dejarå nunca de ser esa unidad en la que fue constituída con predilección divina.

IMG_20150726_102104