¿13TV o la política episcopal?

Somos católicos; cristianos, apostólicos y romanos; con todas las consecuencias. No nos pesan las persecuciones ni las descalificaciones, soportamos las injurias y la difamación. No nos avergonzamos de nuestra doctrina, de la a a la z, toda ella bien compilada y expresada en el Magisterio y la Tradición. Por eso podemos proclamar con voz clara y firme la Verdad, que no es nuestra, sino que nos ha sido dada.

Ahora bien, si de tal forma profesamos nuestra fe prestándonos al escarnio y a la condena del mundo, a nosotros y nuestras familias, no podemos sino sorprendernos ante el descarado apoyo político que, día sí y día también, presta esa nuestra 13TV episcopal al partido ultraliberal y modernista del PP.

Reconozco que es la única Tv, en una apreciación general, que es posible ver sin el sobresalto de lo inmoral y la chabacanería. Es  cierto que su aportación al espacio televisivo es insustituíble. ¿Dónde encontrar una misa, unas piadosas reflexiones, unas monjitas, un Pío Moa o un film de valores, fuera de algún esporádico arrebato de la 2?

Pero si la televisión, cuyo 51%  de sus acciones pertenecen a la Conferencia Episcopal Española, quiere hablar de política debería de hablar de política católica, y es que la riqueza de la catequesis política tradicional  de la Iglesia es incalculable, aunque hoy esté tan despreciada y marginada del contexto social y político de nuestra España y de casi el mundo entero, ¿también de la Tv de la Conferencia Episcopal Española?

La inspiración cristiana que otra hora pudiera haber sostenido el PP, hoy es infumable. Porque no podemos olvidar lo que el PP representa: legitimación del asesinato de seres humanos no nacidos, continuidad en la desestructuración de la familia y el socavamiento de sus valores, la supremacía del capitalismo liberal que regala el dinero del pueblo Español a la Banca a cambio de la quiebra de los más pobres, la aceptación liberal a la inversión de los valores con la imposición de la ideología de género y todo lo que ello conlleva, el mantenimiento de una educación pública que continúa expulsando a la religión católica y la moral cristiana de las aulas, el error modernista de la renuncia a la Verdad y la Vida tantas veces condenado por el Magisterio pontificio.

Si además de este apoyo casi incondicional al PP añadimos la nada fútil campaña mediåtica y promoción que se le ha hecho a la extrema izquierda española representada por “Podemos” dåndoles pávilo a tiempo y a destiempo cuando apenas eran “Intentemos”; si continuamos sumando la indiferencia y el veto impuesto a aquellas opciones, que aunque minoritarias, si apoyan y desarrollan, algunas plenamente, desde orientaciones muy distintas sus postulados a partir del fundamento de la Doctrina Social de la Iglesia, tales como VOX, Alternativa Española o Sain; todo ello nos señala un desastroso testimonio mediático en cuanto a la política que cualquier opción eclesial debe promocionar, y esta no es otra que la señalada, como ya hemos dicho, por la constante y bien asentada catequésis política del Magisterio y Tradición de la Iglesia. 

Gracias a que el silencio de Dios nos da esperanza (no la Aguirre que también repartía propaganda inmoral y promiscua en las aulas de secumdaria, educación afectivo-sexual le llaman) Porque cuando Dios habló sobre Sodoma y Gomorra vomitó fuego y azufre sobre las perversas ciudades. ¿Qué otra cosa sino nos dirá Dios si nos habla hoy sobre el aborto, la pobreza, la ideología de género, la perversión, la corrupción y tantos males en los que nos gloriamos cada día?

Ingeniería social y la importancia de las palabras

Con frecuencia en mi ejercicio de la Psiquiatría me sorprendo y admiro de como la gente consigue sobrevivir con tantos problemas y tan pocos recursos. Hoy de quien me sorprendo, aunque no admiro, es de mi mismo, de cómo he logrado sobrevivir todos estos años sin ser consciente de todos estos conceptos que nuestros intrépidos ingenieros sociales han creado sin que nosotros nos hayamos enterado. ¡ Ah, que usted tampoco se había enterado de que existía tal cosa!… Aquí le dejo una aproximación al tema para que sepamos lo que nos están haciendo y en ocasiones sepamos lo que estamos haciendo y ni engañemos ni nos llamen tramposos: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Ingenieria_social_(ciencias_pol%C3%ADticas)

“¿ Entiendes?” preguntaban los homosexuales ya hace años. Ahora voy entendiendo algunas cosas y supongo que con el tiempo muchas más.

Entiendo que el año pasado en una conferencia-charla sobre el aborto lo que más interesase a los estudiantes de medicina es lo que define la Real Academia de la Lengua respecto al concepto de niño y no lo que este verdaderamente sea desde el punto de vista biológico.

Entiendo que a personas que les importa un pito la Iglesia y que incluso la desprecian se preocupen tanto de que las mujeres puedan ser ordenadas sacerdote: por el principio de Igualdad.

Entiendo que se haya impuesto la palabra “matrimonio” para todo, pues ya no hay hombres ni mujeres ni madres, sino sólo género que es una cuestión cultural.

Entiendo que a los “Ilustrados” se les llame también Enciclopedistas, pues se dieron cuenta de la importancia de crear un nuevo diccionario en el que se tergiversaran definitivamente los términos: libertad, tolerancia, sexo, amor, hombre… Y sobre todo que desaparezca la palabra Dios. Ni Dios existe ni la Verdad tampoco, recita el nuevo credo, y si aún te quedan dudas declárate agnóstico.