LIBERTAD no es libertad constitucional!

Hago un repaso a mis miedos y reparos y, mås allå del caråcter impetuoso que me configura, descubro que si no venciara en tantas objeciones sentiría verdaderamente el yugo totalitario y opresor que el Estado liberal camufla socialmente a base de pan y placer (estado del bienestar le llaman).

Por ahí andan pidiendo que se pene a quien hable bien del régimen del Generalísimo Franco; otros nos advierten que arderemos como en el 36; los hay que pretenden coaccionarnos para que abandonemos la defensa del derecho natural y nos arrogemos desmelenados a los brazos de la perversa y sodomita ideología de género; algunos, cada vez mås, ridiculizan y persiguen a los jóvenes que pretenden vivir su fe, la católica claro porque si fuera la musulmana puente de plata que el miedo todo lo puede, con naturalidad allá donde se encuentren; muchos exigen e imponen el asesinato premeditado de seres humanos inocentes como un derecho gratuíto y facilitado por el propio, permitanme que lo diga, antiestado. El totalitarismo liberal impone el liberalismo, y al que no le guste, que se lo trague.

La LIBERTAD de los hijos de Dios, anuncia San Pablo es la libertad de no pecar, es la libertad de hacer el bien y rechazar el mal. La LIBERTAD no es la libertad constitucional de los decadentes estados occidentales, como nuestro antiestado en el que una Constitución impuesta bajo la apariencia de un espíritu conciliador, se ha manifestado como un depravado espíritu del mal. Y es que no se puede llamar al mal bien ni al bien mal, yo creó que ese es el pecado contra el Espíritu Santo que no serå perdonado en esta vida ni en la venidera. No se puede proclamar que todos tienen derecho a la vida, y después pretender que es conciliable, tan taxativa aseveración, con la muerte provocada de los no nacidos, ancianos, enfermos y ya veremos quien mås.

El antiestado ya se va manifestando, con el asesinato de sus propios miembros, con el rechazó radical de Dios, con la inversión del Derecho Natural, con la inmoralidad impuesta a jóvenes y mayores, con el falseamiento público de nuestra historia.

Sólo Dios sabe a qué nos está llamando. Qué Él, Omnipotente Creador, nos de la fuerza y el espíritu necesarios.

MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO

Se suele iniciar este tema con la frase “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, sobre todo, como es popular hoy en día, para defender la separación Iglesia-Estado… Pero ¿ qué es del César: la muerte, el dinero…?. No se trata aquí de si un supuesto estado confesional o no, eso no está en mi mano. Esto es una argumentación respecto a hasta donde debe llegar nuestro compromiso por tratar de traer el reinado social de Cristo a la tierra. Aparentemente Él se desentendió de eso. Dispuso de muy poco tiempo que aprovechó al máximo para llevar a término la Voluntad del Padre; pero también fundó una Iglesia, sobre una Piedra. Una roca que ha hablado en encíclicas que o desconocemos o ignoramos ampliamente. Muchos consideran que lo que ha hecho la Iglesia durante estos dos milenios es traicionar a Jesucristo, y no me extraña. Es tal el desconocimiento y la tergiversación de la historia y la doctrina que a muchos católicos les costará quitarse la multitud de prejuicios minuciosamente construídos durante los últimos 2-3 siglos, con la finalidad determinada de destruir a esa Iglesia, a la que se acusa de guerras, pederastia, robo… y de todos los males de la humanidad. Contra ella se ha eregido “el progreso”, la “libertad”, el comunismo y todos los “hombres de buena voluntad” que sienten que hay alguien que les sigue tratando de imponer una moralidad que consideran ya superada. “En la calle lo que no haga daño al otro, y en mi casa lo que a me de la gana”, y salen a exigir sus derechos como si ya de hecho ( y en general de derecho) no estuviese cada uno haciendo lo que le da la gana, y nadie se atreve ya a decir nada de si menganito se acuesta con fulanita o fulanita con fulanita y de paso con su abuela “siempre y cuando consienta y sea mayor de edad”… aunque ya también hay quien se atreve a reclamar que ¿ por qué no con un menor si este consciente? ( https://es.m.wikipedia.org/wiki/Movimiento_activista_pedófilo). Vivimos de los restos de lo que antes fue una moral; avanzamos hacia el salvajismo o hacia el “nuevo orden mundial” que unos privilegiados pretenden vendernos.

Esta es mi última entrega-reflexión sobre la Política cristiana, de Devillers; no porque no quisiera seguir, sino que con cierta lástima la terminé. Definitivamente me van acusar de plagio y con razón, aceptaré mi condena, merece la pena. Quizá no les convenza, pero les hará pensar. De verdad: búsquenlo, cómprenlo, medítenlo; no digan que no lo recomendé. La verdad es que las cosas bien explicadas se van comprendiendo ( estemos o no de acuerdo), aunque pueda requerir su tiempo; no seamos impacientes, que Dios es el Maestro. Jesús con sus discípulos nunca buscó un consenso, y en muchas ocasiones no encontró comprensión hasta después de que los hechos se sucedieron y por acción del Espíritu Santo. Mucha acción del Espíritu parece que hace falta, que no será por falta de hechos. Tengamos claro que no estamos hablando de política, sino de moralidad. No una falsa moral fundada en el deber hacia no de sabe quien, o en la costumbre o normas sociales, sino basada en el Amor, como Cristo nos enseñó. Es el Amor quien único nos puede obligar, y en ello está en juego nuestra Libertad y Vida. Encomendémonos y empecemos:

http://foro.unioncatolica.com/viewtopic.php?f=7&t=32&sid=123eb7ad3fc7a4905c915969caf593c3#p61