Dificultades entre dificultades…

Si hay un signo claro de identidad, un hilo conductor, en la Historia de la Salvación este es la dificultad de las obras a las que Dios llama a su Pueblo. En ellas, en las obras, se manifiesta nuestra fe, como diría Santiago el Apóstol. Las obras sin fe son bamales, pero la fe sin obras es estéril.

Y en medio de las obras a las que creemos que Dios nos llama, en medio del discernimiento de espíritus, las dificultades son signos inequívocos de nuestro acertado seguimiento de Cristo camino de la Cruz.

Ancha es la puerta de la perdición, estrecho el camino de la Salvación. ¿Que estamos locos? ¡Claro! ¿Que somos radicales? ¡Por supuesto, hasta el extremo más elevado de aquel monte de la Calavera! ¿Qué nos llaman fundamentalistas? ¡No esperó otra cosa pues toda mi vida, mi pensamiento, palabra y obra encuentra un único fudamento:e Cristo! ¿Facha? ¡Si eso supone que amo a la Patria en la que Dios me dio la vida! A mi me gusta que me llamen simplemente Cristiano, o Católico que no puede llamar a engaño, que en esos conceptos ya se recoge más claramente lo anterior.

Dificultades y dificultades, ¿qué esperáis que encontremos sino? Dificultades, persecución y violencia contra nuestras personas, las mismas que encontró Cristo, o más, que no somos más que leños secos en nosotros mismos.

Pienso a lo que Dios nos llama y me parece una locura, un imposible; quizás entonces no esté tan errado, quizás sea ese el camino, el que esta lleno de dificultades y tropiezos, el que amenaza  con persecuciones y desconciertos, el que me compromete y exige insufribles sacrificios. Más fácil y apetecible se presenta el sillón y la cervecita, el juego y la tertulia, el descanso y la playa, pero, ¡que va!, todo lo estimó por basura con tal que yo alcance a Cristo.

No es laicidad lo que existe en España

Con motivo de la Ofrenda del Reino de Galicia al Santísimo Sacramento,se ha puesto claramente en evidencia que en España, a pesar de que la Constitución dice que España es aconfesional, gran parte de los gobiernos autonómicos y los ayuntamientos, NO SON ACONFESIONALES sino ANTICATÓLICOS.
Así lo denuncian los Obispos de Galicia en la nota que os dejo.

http://www.archicompostela.es/20150612/