KGB y teología de la liberación???

Acabo de quedarme de piedra. Seguro que por mi gran ignorancia. Estoy leyendo información sobre la creación de la Teología de la Liberación por parte de la KGB como estrategia para expandir el comunismo en Sudamérica.

¿Es cierto? Sí es así, creo que la extinta KGB (de forma oficial) puede estar satisfecha con su trabajo. Ha facilitado la infiltración del comunismo en el seno de la Iglesia. Y quienes desde fuera se han convencido de la “veracidad” de la teología de la liberación han caido en sus redes (sin saberlo, por supuesto) y están haciendo de propagadores (también sin saberlo) del propio mal que ellos critican.

¿ESTADO CONFESIONAL?

Me hago la pregunta de, ¿qué significa un Estado Confesional?

Claro que me refiero a una confesionalidad católica. En primer lugar debemos dejar claramente asentado que no podemos pensar que confesionalidad equivale a la negación o restricción del derecho de libertad religiosa. Tampoco podemos confundir la confesionalidad de un Estado con posibles imposiciones de vinculaciones jurídicas de  dicho Estado con la Iglesia.

Confesionalidad significa reconocer la realidad e identidad histórica de España, católica desde la conversión de recadero en el año 511.

Confesionalidad significa guardar el respeto y la memoria de nuestros padres, abuelos y antepasados, de todo el pueblo católico español, que a través de los siglos ha configurado la unidad de destino en la que nuestra vida y existencia han sido acogidas.

Confesionalidad implica el reconocimiento de Cristo y su Iglesia; del supremo valor del amor; implica a asumir el deber de inspirar la legislación y la acción el gobierno en la ley de Dios, según la propone la doctrina de la Iglesia.

Confesionalidad significa que ningún ser humano puede dejar de ser reconocido como imagen y semejanza de Dios.

La confesionalidad implica el deber real y pragmático del Estado de asegurar la vivienda y el trabajo  a toda familia a él perteneciente.

Confesionalidad significa que prácticas como la usura, la corrupción, la malversación, la prevaricación son erradicadas de las prácticas tolerables de la sociedad, cuanto más de cualquier forma de gobierno o administración pública.

La confesionalidad del Estado significa el respeto fundamental a la persona humana y a los derechos que le son inalienables.

La confesionalidad implica que el Estado es responsable directo del bien común del pueblo, de su salud, de su educación, de su protección y bienestar.

La confesionalidad del Estado se sustenta en los valores cristianos del amor, la solidaridad, la misericordia, la justicia, la igualdad, la dignidad y el derecho y ley natural.