Elecciones

cristianos perseguidos (India)

 

Si he de ser sincero, no se muy bien a quien votaré en las próximas elecciones, ni tan siquiera se si llegaré a votar, lo que si se es a quien no votaré: no puedo votar a ningún partido o representante político que apoye, promueva o consienta abominables leyes que permiten quitar la vida a los seres humanos más indefensos y necesitados de amparo y protección; mi voto no contribuirá a derramar ni una sola gota de sangre más de los más inocentes; tampoco puedo votar a aquellos que ponen el grito e el cielo si se daña una mata de poseidonea pero callan y miran hacia otra parte cuando masacran a nuestros hermanos cristianos; jamás obtendrán mi voto aquellos que promueven la promiscuidad entre los más jóvenes, promoviendo inmorales y violentadores programas de educación afectivo sexual en los que se impone una ideología degradante y de genero vulnerando el más fundamental de los derechos de los padres a la educación ética y moral de sus hijos conforme a sus convicciones; no podrán engañarme con más miedos y temores los mismos políticos que han arrancado los crucifijos de las escuelas y hospitales y como predicadores de una nueva seudoreligión impuesta, y que luchan denodadamente por un estado aconfesional y laicista.