Archivo de la categoría: Desde la Unión

El Papa Secuestrado!

Que nadie se alarme; no ha habido ningún secuestro terrorista. Mejor, que se alarmen todos los católicos, no hablamos de un secuestro terrorista.

Hablamos de la situación fáctica en la que ha quedado Benedicto XVI y de las causas y motivos reales que pudieron llevarle a “abdicar”. El secuestro doctrinal y moral es evidente. El Obispo de Roma actual es la antítesis de la magnicidad de JuanPablo II y de su sucesor Benedicto XVI.

La Barca, siempre guiada por el Espíritu Santo, (hoy lo dudo, quizás duerme a la proa) se había mantenido firme en medio de temporales que amenazaban cismas y rupturas. Sin embargo, hoy los desaciertos mediáticos y sistemáticos (aciertos para otros que quizás desean sobrevenga la situación en la que nos encontramos) del Obispo de Roma han llevado a la Iglesia a una situación que desde hace más de mil quinientos años era impensable:

Monseñor Schneider compara la confusión generalizada hoy con la crisis arriana del siglo IV: “Hoy estamos presenciando una extraña forma de cisma.” Mons. Athanasius Schneider ha denunciado el “anti-evangelio” de los prelados liberales y modernistas que son “interiormente los verdaderos cismáticos” en la Iglesia.

No puedo comprender como se ha podido llegar a esta situación. No encuentro posible justificación al silencio de Benedicto. Sus palabras desde la “abdicación”, con respecto a la confusión doctrinan, a la contradicción magisterial, a la vinculación comunista del Vaticano, han sido vanas o ausentes.

No puedo creer que el gran Papa Benedicto XVI haya tolerado voluntariamente todo este desastre, por muy cansado que dijera estar; sería una muy grave falta contra la unidad y fundamento de la Iglesia Católica.

Más bien creo en la tesis del secuestro personal, moral y doctrinal. ¿Cual es la fuerza que lo ha secuestrado y lo mantiene en tal situación? Solo Dios, él y sus secuestradores lo saben.

Hálito de Voz

IMG-20160310-WA0017

Soy un hálito de Voz. Voz que unida a las de mis camaradas son voces de Fuerza Nueva, voces que quieren llegar al alma del Pueblo Español para dar a conocer su doctrina. Voces que os hablan con la fe que nos nace de lo más profundo del corazón para defender nuestros principios: “Dios, Patria y Justicia”.

Voces que piden la unidad de la patria, que no la mancillen quemando su bandera, que honren a sus fuerzas armadas.

Voces que dicen a gritos: ¡Traidores!; a esos políticos indignos herederos de nuestro insigne caudillo FRANCISCO FRANCO, ese gran Español que dedicó toda su vida a nuestra Patria, que de la nada la levantó, y desde la desolación de una guerra nos dio Paz, Seguridad y Trabajo.

IMG_20150723_122533

Voces que preguntan: ¿Qué han hecho de España? ¿A dónde nos ha llevado este sistema liberal basado en los partidos políticos?; A una situación nefasta y caótica.

Nos encontramos con una nación dividida y ahogada por una gran crisis económica y con el mayor paro de su historia, con un alto grado de terrorismo, delincuencia y corrupción, y con la gravedad de un proceso autonómico que rompe la unidad de España. ¿Y qué hemos recibido a cambio de tantos males? La quimera de unas libertades recuperadas, pero… ¿Qué libertades? La del voto ¿Y en que se ha traducido? En cansancio, absentismo y defraudación. ¿Libertad de expresión? … Ésta sólo sirve para inundarnos de pornografía, libelos, ataques al honor y a la fama del prójimo.

¡Ah! Pero si hemos conseguido perder el derecho a la vida, al pan y al trabajo.

Voces que os preguntan a vosotros -padres de familia- ¿Es la España de hoy la que queréis para vuestros hijos? ¿Pensáis que un socialismo marxista pueda ser el futuro de esos hijos nuestros, hombres del mañana? ¿Cual es el presente en el que viven? Creo que todos los padres estamos aterrados, les acecha la delincuencia, la pornografía y la droga; ya casi no existe el respeto debido a los padres; no tienen temor ni amor a Dios. ¿Es esta la España que les vamos a dejar? No, no puedo pensar que lo querais así, y Fuerza Nueva tampoco lo quiere. Por eso alzamos nuestras voces.

IMG_20150921_090048

Fuerza Nueva quiere para ellos una España mejor, una España con paz y seguridad, como nosotros la tuvimos, pero actualizada porque los años lo evolucionan todo. Aunque de nosotros se dice, aparte de otras cosas, que somos involucionistas, que no queremos cambiar; pero cambiar de qué forma. ¿Es que acaso se ha adelantado en estos últimos años? ¿Es un adelanto que nuestros niños, jóvenes y mayores vean en los bares películas pornográficas que pasan en video? ¿Es adelanto que nuestras jóvenes y también niñas sean violadas? ¿Es adelanto que los jóvenes tengan que robar para procurarse drogas? ¿Y qué me dicen de los niños, jóvenes y hombres de bien que caen víctimas del terrorismo? ¿Es este el futuro que vamos a dejar?

¡¡NO!! Es el grito de mi corazón.

IMG_20160384_104824

Y creo que el de ustedes. No creo que ningún español quiera esto para sus hijos, y Fuerza Nueva tampoco lo quiere. Por eso alzamos nuestras voces y decimos no a este futuro.

Como decimos no al divorcio; el matrimonio es indisoluble. El modelo familiar se basa en el amor, comprensión y sacrificio de los padres y hay que aprender a renunciar a sí mismo para mantener la unidad familiar.

También decimos NO al aborto. ¿Con qué derecho vamos a negarle la vida a un ser humano? Pensad que ese ser tiene ya vida en el momento de concebirlo. Futuras madres: ¡Dejad que nazcan vuestros hijos! ¡No les neguéis el derecho de vivir! ¡No les negueis el derecho a ver la luz del sol, el azul del cielo y la inmensidad del mar! ¡No les neguéis las alegrías que les aguardan, pensad que tal vez serán grandes hombres o mujeres del mañana! Es el futuro de ellos, dejad que lo vivan.

¿Matar a los niños no nacidos? ¿Asesinarles porque puedan llegar a molestarnos? ¡Nunca!

El Sr. Carrillo aboga por legalizar el aborto porque dice que está al orden del día. También el robo está al orden del día ¿Hay que legalizarlo? También está al orden del día el terrorismo ¿Hay que legalizarlo? También está al orden del día la fuga de capitales ¿Hay que legalizarla? También están las violaciones y dos los males que nos acechan al orden del día ¿Hay que legalizarlos por eso, por estar al orden del día?

¡Señores! ¡Que forma de futuro para nuestros hijos! Hay que pensar con más razón. Fuerza Nueva lo hace y piensa en crear ayuda a esos padres y niños, en crear más escuelas, mas medios para su educación cultural y deportiva, en crear clubs juveniles donde puedan distraer su ocio, darles viviendas dignas, seguridad y trabajo. ¡Protejamos la familia! Démosles a todos el futuro de una España en Paz.

Señores, están oyendo las voces de Fuerza Nueva. Voces que quieren silenciar, voces sin voz en los medios de comunicación. ¿Cuando han oido ustedes que nos nombren en los informativos de televisión? Voces que quieren acallar por ser el eco de la conciencia de muchos. ¡Pero no vamos a callarnos! Seguiremos siempre adelante, fieles a nuestros principios y a nuestro lider Blas Piñar.

IMG_20160419_094915

Señoras, señores, llega el día 28, empiezan los días de reflexión, hay que ir a votar, es obligación de conciencia de todos los cristianos. Los obispos españoles ya se han pronunciado en este sentido. Hay que votar y votar programas políticos que no contengan puntos contrarios a los dogmas de la Iglesia Católica. Hay que votar, y todo aquel que no vote obrará mal. Pero reflexionad antes de hacerlo en todo cuanto habeis oido, y antes de hacerlo pensad que como católicos no podeis ayudar con vuestro voto al aborto, a la droga, a la negación de la libertad de enseñanza o al divorcio.

Fuerza Nueva va sola a estas elecciones, libre, sin pactos ni consensos que nos puedan atar. No vamos ni por el triunfo ni por la derrota. Vamos a saber cuantos somos y como somos.

No pretendemos comprar votos a cambio de promesas que no puedan cumplir. Queremos vuestros votos, queremos los votos de gentes que estén con nosotros y tenga fe en nuestros principios; de gente que sepa que solo con el trabajo y sacrificio de todos los españoles podremos tener una España unida y como debe de ser.

¡Camarada! ¡Queremos tu voto, tu voto sincero! Queremos tu voto, no el voto del miedo. Queremos tu voto y no será un voto perdido.

Son las voces de Fuerza Nueva que te lo piden por España y para España.

¡ARRIBA ESPAÑA!

Antonia Isabel Ortiz Martínez

Octubre 1982

ATT_1462479307736_IMG_20151027_005605

 

¡PODEMITAS!

Contra el peligro podemita -cada vez más acentuado por el desplazamiento hacia posiciones extremas de las masas sociales- hay que formar, no el frente “antirevolucionario” -puesto que España necesita “una” revolución-, sino el Frente Católico, delimitado por las siguientes exclusiones y exigencias:

I. Exclusiones. Nuestra generación, que es a la que le corresponde la responsabilidad de desenlazar la presente crisis del mundo, no puede sentirse solidaria:

a) Por razón histórica de los que quieran cobijar bajo la bandera nacional nostalgias reaccionarias de formas caídas o de sistemas económico-sociales injustos.

b) Por razón ética, de los que se hayan habituado a vivir políticamente den un clima de moral corrompido.

II. Exigencias. El Frente Católico habrá de proponerse:

a) La devolución al pueblo español de una nueva fe en su unidad de destino y de una resuelta voluntad de resurgimiento, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia y bajo el Reinado Social de Cristo.

b) La elevación a términos humanos de la vida material del pueblo español.

Lo primero exige una revitalización de los valores espirituales católicos, sistemáticamente relegados o deformados durante tanto tiempo, y, sobre todo, la insistencia en esta concepción de España COMO EXPRESIÓN DE UNA COMUNIDAD POPULAR CON UN DESTINO PROPIO, diferente del de cada individuo o grupo, y superior a ellos. Lo segundo -es decir, la reconstrucción económica de la vida popular, impuesta con doble motivo en esta época de liquidación del orden capitalista liberal- exige urgentemente:

a) Una reforma económica que llegue incluso a la recuperación pública de aquellos estamentos crediticios necesarios, en beneficio de la economía total.

b) Una reforma agraria, industrial y laboral, junto una revisión de nuestras relaciones o supeditaciones europeas, que determine irrenunciablemente el derecho al trabajo y a una vida digna de cada español.

Lo que no sea la aceptación sincera y austera de un programa así, con lo que implica de sacrificio, no tendrá nada de una verdadera posición contraria al “podemitismo” -que descansa, sobre todo, en una interpretación materialista del mundo, auspiciada hoy por el liberalismo progresista imperante-, sino que será un intento igualmente materialista y además inútil, por conservar un orden social, económico e histórico criminal ya herido de muerte.

 

(Adaptación de las palabras de Primo de Rivera del 5/12/1935)

MODELO SOCIAL

En el año 1986 la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (sí, aquella que tantos se proponen quemar), publicaba la instrucción pastoral “Los Católicos en la Vida Pública”.

Me pregunto por qué siendo Cristo Rey, luz del Mundo y única Esperanza y Salvación no nos es posible, a los católicos, presentar un modelo social que bajo la luz del Evangelio y atendiendo a la ya tan elaborada Doctrina Social de la Iglesia ofrezca, abierta y democráticamente, una posibilidad social y política de realización nacional bajo los principios de bien común, la justicia y la paz social.

En la instrucción referida los obispos españoles señalaban que: “Jesucristo ejerce principalmente su soberanía a través de la Iglesia y de los cristianos en ella, que viven y actúan desde la fe y desde la libertad regia de los hijos de Dios frente a las esclavitudes de una creación sometida a la corrupción del pecado y consiguientemente trabajan al servicio de los pobres, en favor de la causa de la justicia, en orden a preparar la llegada del Reino de Dios en su plenitud”

Esta tarea de los cristianos no puede de ninguna forma excluir las estructuras sociales, públicas, políticas y administrativas que sostienen nuestra sociedad. Es más, estoy plenamente convencido de la exigencia que supone a los católicos ser sal y luz, social y política, en cada una de las comunidades en donde vivan. La realidad actual nos presenta un sin número de opciones políticas, de modelos sociales más o menos democráticos, que excluyen a Cristo como referencia y como fuente de todos los valores que promueven la justicia, la paz y la solidaridad de las gentes. Hoy vemos a cantidad de políticos que aun siendo cristianos y católicos actúan contra los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y no tienen en cuenta ni el bien común ni la justicia social ni la vida como principio supremo.

Los católicos en la vida pública, en su inmensa mayoría, dejan tristemente de ser católicos para convertirse en liberales o progresistas, en conservadores, radicales e incluso comunistas. Parece que impera la convicción de que cabe la posibilidad de encontrar un modelo de gobierno, un modelo de sociedad, acorde la nuestra fe prescindiendo de la fe, y esto es una contradicción incomprensible e imposible.

Nos indican los obispos en esta instrucción que: “Esta inspiración cristiana de la política no podemos darla por supuesta ni podemos esperarla de la improvisación. Es preciso fomentar expresamente la adecuada formación de los católicos en conformidad con la doctrina social y moral de la Iglesia; es preciso impulsar actividades o instituciones dedicadas a la formación y capacitación de los católicos para que puedan actuar en los diferentes ámbitos de la vida política con verdadera inspiración espiritual y adecuada preparación profesional. No es tarea fácil superar en la práctica el riesgo de la separación entre lo que es inspiración cristiana y lo que corresponde a la técnicas de la actuación política. No valen los viejos moldes. Hay que arrancar de la situación actual contando con una visión renovada de la Iglesia, de la sociedad y de las relaciones entre ambas.”

Hoy más que nunca, en esta nuestra España es necesario este compromiso e iniciativa de los católicos. Cuando Cristo es ya abiertamente perseguido, cuando nuestras celebraciones son violentadas, cuando la injusticia social es ya endémica, hace falta más que nunca que los jóvenes bajo la luz de Cristo y con el apoyo y acompañamiento de aquellos que cuentan con más experiencia, promuevan proyectos y propuestas sociales y políticas verdaderamente cristianas y católicas.

Orgullosos de nuestra fe, felices de nuestra historia, honrosos con nuestros padres y mayores, deseamos y queremos un modelo social justo y cristiano, pues sólo en Cristo confiamos y solo en Él esperamos la paz y la felicidad que el mundo por si mismo no puede encontrar.

¡Libertad Religiosa!

Broken Cross

 

¡En nombre de la libertad te impido ser libre!

¡La “libertad religiosa” ha sido esgrimida tantas veces como argumento para impedir la libre y pública profesión religiosa!

Muchos, enemigos de la religión, y más particularmente enemigos de Cristo, hablan de libertad religiosa para tras la falacia dialéctica ocultar la verdadera acción e intención que les mueve: ¡la persecución religiosa!

Y es curioso que cuando se descubre hacia que religión apuntan todas las armas anti-religiosas, es el cristianismo el que se presenta a lo largo de la historia como la víctima propicia de la mayor y más encarnizada persecución que jamás se haya emprendido contra colectivo humano alguno.

Y es que el cristianismo, y en especial el catolicismo porta esta seña de identidad desde sus orígenes; Jesucristo fue perseguido, primero sutil y maliciosamente, más tarde abierta y violentamente hasta que lo clavaron en un madero; los primeros cristianos fueron perseguidos en toda comunidad judía, más tarde fueron perseguidos por el Imperio Romano; a la lista histórica de perseguidores de Jesucristo se suman un sinfín de sectas, movimientos, religiones: arrianos, musulmanes, hindús, comunistas, masones, liberales, etc. Y especialmente a los católicos se suman cristianos anglicanos, protestantes, acatólicos y demás.

Y es que claro, a los cristianos es fácil perseguirlos, acosarlos, oprimirlos y martirizarlos; profesan aquello de pon la otra mejilla, y hay que perdonar siempre. Además, si se atreven a responder o a defenderse, sus enemigos lograrán manipular la información, incluso la historia para que aparezcan ellos como los perseguidores (claro ejemplo la infamia y negra leyenda de las cruzadas que intentaban recuperar aquellos territorios cristianos arrebatados cruel y genocidamente en la expansión violenta y encarnizada del islám).

Hoy la persecución en nuestra patria empieza a dejar de ser sutil. Se levantan voces frente a toda una Nación Católica como España que pretenden acabar con las celebraciones católica, con  la enseñanza católica, que ha arrasado con los valores morales y las costumbres evangélicas y se atreven a corear impunemente que van a quemar la “Conferencia Episcopal”, como si eso de quemar iglesias, seminarios y conventos fuera a ser algo original o novedoso en nuestra historia.

Pero los católicos aguantamos todo menos lo que no se puede aguantar. ¡Sí!, vocación de santos, pero no de imbéciles o gilip… (perdón). Es deber supremo del católico, exigencia divina me atrevería a decir, defender la patria, la familia y la fe de nuestros padres; ¡cuidado con la furia de las legiones!

Hemos echado una mirada atrás, a nuestros hermanos mexicanos y su célebre “Cristiada”. Cristiada que comenzó en Jerusalén hace ya casi dos mil años. Cristiada que nadie jamás podrá vencer porque se sustenta en la misma sangre de Cristo y de aquellos mártires que entregaron su vida perdonando a sus agresores y renunciando al supremo derecho a defenderse.

3034SEPTIEN

Hoy, en esta España herida, en este mundo moribundo de injusticia, intolerancia y opresión de poderosos y pervertidos, enemigos de Dios, del Dios en Jesucristo, elevamos nuestras oraciones para que la paz sea posible y la hordas infernales y maléficas no horaden la tranquila convivencia de nuestras gentes que a precio de sangre fue ganada.