Todas las entradas de: Alfonso Luis Calvente Ortiz

Hálito de Voz

IMG-20160310-WA0017

Soy un hálito de Voz. Voz que unida a las de mis camaradas son voces de Fuerza Nueva, voces que quieren llegar al alma del Pueblo Español para dar a conocer su doctrina. Voces que os hablan con la fe que nos nace de lo más profundo del corazón para defender nuestros principios: “Dios, Patria y Justicia”.

Voces que piden la unidad de la patria, que no la mancillen quemando su bandera, que honren a sus fuerzas armadas.

Voces que dicen a gritos: ¡Traidores!; a esos políticos indignos herederos de nuestro insigne caudillo FRANCISCO FRANCO, ese gran Español que dedicó toda su vida a nuestra Patria, que de la nada la levantó, y desde la desolación de una guerra nos dio Paz, Seguridad y Trabajo.

IMG_20150723_122533

Voces que preguntan: ¿Qué han hecho de España? ¿A dónde nos ha llevado este sistema liberal basado en los partidos políticos?; A una situación nefasta y caótica.

Nos encontramos con una nación dividida y ahogada por una gran crisis económica y con el mayor paro de su historia, con un alto grado de terrorismo, delincuencia y corrupción, y con la gravedad de un proceso autonómico que rompe la unidad de España. ¿Y qué hemos recibido a cambio de tantos males? La quimera de unas libertades recuperadas, pero… ¿Qué libertades? La del voto ¿Y en que se ha traducido? En cansancio, absentismo y defraudación. ¿Libertad de expresión? … Ésta sólo sirve para inundarnos de pornografía, libelos, ataques al honor y a la fama del prójimo.

¡Ah! Pero si hemos conseguido perder el derecho a la vida, al pan y al trabajo.

Voces que os preguntan a vosotros -padres de familia- ¿Es la España de hoy la que queréis para vuestros hijos? ¿Pensáis que un socialismo marxista pueda ser el futuro de esos hijos nuestros, hombres del mañana? ¿Cual es el presente en el que viven? Creo que todos los padres estamos aterrados, les acecha la delincuencia, la pornografía y la droga; ya casi no existe el respeto debido a los padres; no tienen temor ni amor a Dios. ¿Es esta la España que les vamos a dejar? No, no puedo pensar que lo querais así, y Fuerza Nueva tampoco lo quiere. Por eso alzamos nuestras voces.

IMG_20150921_090048

Fuerza Nueva quiere para ellos una España mejor, una España con paz y seguridad, como nosotros la tuvimos, pero actualizada porque los años lo evolucionan todo. Aunque de nosotros se dice, aparte de otras cosas, que somos involucionistas, que no queremos cambiar; pero cambiar de qué forma. ¿Es que acaso se ha adelantado en estos últimos años? ¿Es un adelanto que nuestros niños, jóvenes y mayores vean en los bares películas pornográficas que pasan en video? ¿Es adelanto que nuestras jóvenes y también niñas sean violadas? ¿Es adelanto que los jóvenes tengan que robar para procurarse drogas? ¿Y qué me dicen de los niños, jóvenes y hombres de bien que caen víctimas del terrorismo? ¿Es este el futuro que vamos a dejar?

¡¡NO!! Es el grito de mi corazón.

IMG_20160384_104824

Y creo que el de ustedes. No creo que ningún español quiera esto para sus hijos, y Fuerza Nueva tampoco lo quiere. Por eso alzamos nuestras voces y decimos no a este futuro.

Como decimos no al divorcio; el matrimonio es indisoluble. El modelo familiar se basa en el amor, comprensión y sacrificio de los padres y hay que aprender a renunciar a sí mismo para mantener la unidad familiar.

También decimos NO al aborto. ¿Con qué derecho vamos a negarle la vida a un ser humano? Pensad que ese ser tiene ya vida en el momento de concebirlo. Futuras madres: ¡Dejad que nazcan vuestros hijos! ¡No les neguéis el derecho de vivir! ¡No les negueis el derecho a ver la luz del sol, el azul del cielo y la inmensidad del mar! ¡No les neguéis las alegrías que les aguardan, pensad que tal vez serán grandes hombres o mujeres del mañana! Es el futuro de ellos, dejad que lo vivan.

¿Matar a los niños no nacidos? ¿Asesinarles porque puedan llegar a molestarnos? ¡Nunca!

El Sr. Carrillo aboga por legalizar el aborto porque dice que está al orden del día. También el robo está al orden del día ¿Hay que legalizarlo? También está al orden del día el terrorismo ¿Hay que legalizarlo? También está al orden del día la fuga de capitales ¿Hay que legalizarla? También están las violaciones y dos los males que nos acechan al orden del día ¿Hay que legalizarlos por eso, por estar al orden del día?

¡Señores! ¡Que forma de futuro para nuestros hijos! Hay que pensar con más razón. Fuerza Nueva lo hace y piensa en crear ayuda a esos padres y niños, en crear más escuelas, mas medios para su educación cultural y deportiva, en crear clubs juveniles donde puedan distraer su ocio, darles viviendas dignas, seguridad y trabajo. ¡Protejamos la familia! Démosles a todos el futuro de una España en Paz.

Señores, están oyendo las voces de Fuerza Nueva. Voces que quieren silenciar, voces sin voz en los medios de comunicación. ¿Cuando han oido ustedes que nos nombren en los informativos de televisión? Voces que quieren acallar por ser el eco de la conciencia de muchos. ¡Pero no vamos a callarnos! Seguiremos siempre adelante, fieles a nuestros principios y a nuestro lider Blas Piñar.

IMG_20160419_094915

Señoras, señores, llega el día 28, empiezan los días de reflexión, hay que ir a votar, es obligación de conciencia de todos los cristianos. Los obispos españoles ya se han pronunciado en este sentido. Hay que votar y votar programas políticos que no contengan puntos contrarios a los dogmas de la Iglesia Católica. Hay que votar, y todo aquel que no vote obrará mal. Pero reflexionad antes de hacerlo en todo cuanto habeis oido, y antes de hacerlo pensad que como católicos no podeis ayudar con vuestro voto al aborto, a la droga, a la negación de la libertad de enseñanza o al divorcio.

Fuerza Nueva va sola a estas elecciones, libre, sin pactos ni consensos que nos puedan atar. No vamos ni por el triunfo ni por la derrota. Vamos a saber cuantos somos y como somos.

No pretendemos comprar votos a cambio de promesas que no puedan cumplir. Queremos vuestros votos, queremos los votos de gentes que estén con nosotros y tenga fe en nuestros principios; de gente que sepa que solo con el trabajo y sacrificio de todos los españoles podremos tener una España unida y como debe de ser.

¡Camarada! ¡Queremos tu voto, tu voto sincero! Queremos tu voto, no el voto del miedo. Queremos tu voto y no será un voto perdido.

Son las voces de Fuerza Nueva que te lo piden por España y para España.

¡ARRIBA ESPAÑA!

Antonia Isabel Ortiz Martínez

Octubre 1982

ATT_1462479307736_IMG_20151027_005605

 

MODELO SOCIAL

En el año 1986 la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (sí, aquella que tantos se proponen quemar), publicaba la instrucción pastoral “Los Católicos en la Vida Pública”.

Me pregunto por qué siendo Cristo Rey, luz del Mundo y única Esperanza y Salvación no nos es posible, a los católicos, presentar un modelo social que bajo la luz del Evangelio y atendiendo a la ya tan elaborada Doctrina Social de la Iglesia ofrezca, abierta y democráticamente, una posibilidad social y política de realización nacional bajo los principios de bien común, la justicia y la paz social.

En la instrucción referida los obispos españoles señalaban que: “Jesucristo ejerce principalmente su soberanía a través de la Iglesia y de los cristianos en ella, que viven y actúan desde la fe y desde la libertad regia de los hijos de Dios frente a las esclavitudes de una creación sometida a la corrupción del pecado y consiguientemente trabajan al servicio de los pobres, en favor de la causa de la justicia, en orden a preparar la llegada del Reino de Dios en su plenitud”

Esta tarea de los cristianos no puede de ninguna forma excluir las estructuras sociales, públicas, políticas y administrativas que sostienen nuestra sociedad. Es más, estoy plenamente convencido de la exigencia que supone a los católicos ser sal y luz, social y política, en cada una de las comunidades en donde vivan. La realidad actual nos presenta un sin número de opciones políticas, de modelos sociales más o menos democráticos, que excluyen a Cristo como referencia y como fuente de todos los valores que promueven la justicia, la paz y la solidaridad de las gentes. Hoy vemos a cantidad de políticos que aun siendo cristianos y católicos actúan contra los principios de la Doctrina Social de la Iglesia y no tienen en cuenta ni el bien común ni la justicia social ni la vida como principio supremo.

Los católicos en la vida pública, en su inmensa mayoría, dejan tristemente de ser católicos para convertirse en liberales o progresistas, en conservadores, radicales e incluso comunistas. Parece que impera la convicción de que cabe la posibilidad de encontrar un modelo de gobierno, un modelo de sociedad, acorde la nuestra fe prescindiendo de la fe, y esto es una contradicción incomprensible e imposible.

Nos indican los obispos en esta instrucción que: “Esta inspiración cristiana de la política no podemos darla por supuesta ni podemos esperarla de la improvisación. Es preciso fomentar expresamente la adecuada formación de los católicos en conformidad con la doctrina social y moral de la Iglesia; es preciso impulsar actividades o instituciones dedicadas a la formación y capacitación de los católicos para que puedan actuar en los diferentes ámbitos de la vida política con verdadera inspiración espiritual y adecuada preparación profesional. No es tarea fácil superar en la práctica el riesgo de la separación entre lo que es inspiración cristiana y lo que corresponde a la técnicas de la actuación política. No valen los viejos moldes. Hay que arrancar de la situación actual contando con una visión renovada de la Iglesia, de la sociedad y de las relaciones entre ambas.”

Hoy más que nunca, en esta nuestra España es necesario este compromiso e iniciativa de los católicos. Cuando Cristo es ya abiertamente perseguido, cuando nuestras celebraciones son violentadas, cuando la injusticia social es ya endémica, hace falta más que nunca que los jóvenes bajo la luz de Cristo y con el apoyo y acompañamiento de aquellos que cuentan con más experiencia, promuevan proyectos y propuestas sociales y políticas verdaderamente cristianas y católicas.

Orgullosos de nuestra fe, felices de nuestra historia, honrosos con nuestros padres y mayores, deseamos y queremos un modelo social justo y cristiano, pues sólo en Cristo confiamos y solo en Él esperamos la paz y la felicidad que el mundo por si mismo no puede encontrar.

Igualdad no es identidad!!

Todo tiene una razón. A veces ésta se oculta en la oscuridad. ¿Por qué negar la diferencia sexual entre hombres y mujeres? Iguales en dignidad, derechos y deberes, sí. Pero, ¿por qué manipular lo que es un fundamento inalienable de nuestra identidad individual y personal? Acaso, ¿algunos pretenden que dejemos de ser “seres humanos”?

Http://eldia.es/movil/2015-12-07/canarias/32–Navidad-regala-igualdad-campana-canaria-juguetes-sexistas.htm

La imposición de la ideología de género sigue su curso sin que encuentre una oposión frontal, salvo aquellas acalladas voces eclesiales.

Hoy contemplo hipertérrito el artículo del periódico El Día, y no puedo sino que encomendarme con mayor fervor a Aquella que siendo mujer se convirtió en Madre de Dios.

Males y demonios!

Denunciaba hace años, uno de los políticos más insignes del siglo XX, que engañados y convencidos por el criterio del voto útil, de la elección del mal menor, los católicos españoles hemos contribuido a traer para España el “mal absoluto”. El tiempo no le ha quitado la razón.

Porque, tal como profetizaba, con el voto católico se ha apoyado a lo largo de estas décadas demócratas una política degradante y anticristiana que ha paganizado la sociedad, destruido la moral tradicional y puesto en trance de fragmentación y lapidación las glorias de España y la propia unidad nacional. Y para España no hay otro mal mayor que el de su propia liquidación.

Sí, porque somos católicos, católicos españoles, católicos votantes que a través de nuestro voto hemos expresado nuestra voluntad de participar activamente en el desenvolvimiento de esta plaga maligna  e infernal que como vasto banco de oscura niebla empaña el horizonte social y católico que se vislumbra para nuestra nación. Ya lo hemos dicho tantas veces: ” España, no se entiende de otra manera, es católica por su propia constitución, es católica en su raíz y fundamento, en su esencia y cultura, y nada ni nadie podrá jamás borrar la realidad histórica de esta España gloriosa de santos, mártires y defensores de la única y verdadera fe.”

El mal que hoy padecemos es el mal absoluto del que tantos y tantas veces nos advirtieron: cuatro millones de parados, más de un 30% de la población bajo el humbral de la pobreza, más de cien mil con niños asesinados cada año antes de su nacimiento, índices de suicidios ocultados por su carácter extremadamente alarmante, Cristo despreciado y vilipendiado públicamente, jóvenes educados bajo una moral promiscua y degenerada, fobia anticristiana  promocionada desde los poderes mediáticos, inversión moral y contra natura, una nación endeudada y dependiente de la financiación internacional, nivel de endeudamiento familiar jamás conocido que convierte a las familias en esclavos de sus deudas, la amenaza continúa de la desfragmentación nacional que llevará a la ruina y desgracia más profunda a todos los españoles de hoy, de ayer y del mañana.

¿Qué otro mal cabe esperar? Cualquier empeoramiento de la situación no puede sino que ser ya esperanza de un nuevo regenerar, no puede ya sino suponer un golpe ineludible en las conciencias católicas españolas que por fin las haga despertar de su letargo, no puede sino alertar a las jóvenes generaciones del funesto proceder de sus mayores para que de alguna forma puedan reconstruir la esperanza nacional que hoy parece pérdida.

Y a nosotros parece que sólo nos resta soñar a España, mientras nos dejen soñar porque hasta nuestros sueños son perseguidos. A nosotros no nos queda sino que embuir en semillas de historia esa España que fue, es y soñamos será, para que el día que encuentre una tierra joven y fértil que las albergue, renazca para siempre esa España grande y gloriosa que Dios nos dió y a la que el enemigo siempre intentó destruir sin decanso. Sin dejar un momento de olvidar que “la virtud más eminente es la de hacer sencillamente lo que tenemos que hacer.”

España se nos muere entre las manos. Nos duele España, soñamos a España, lloramos a España y miramos al cielo queriendo contemplar ese reinado que el mismo Cristo realizó.

¡Cristo reina, de Cristo es la Victoria! ¡Viva España!

A Vueltas con el mal

Como no morir de dolor al ver tanta gente querida viviendo alejada de Cristo y la Iglesia.

La Fe y la Doctrina no es una broma. El combate con el maligno y la perdición de las almas no es ninguna broma.

En la audiencia del Miércoles de Ceniza del año 1977, el Papa Plablo VI de feliz memoria, advertía de la verdad a la que nos enfrentamos, de la verdad a la que el mundo se enfrenta, y clarividentemente aludía a lo que hoy vivimos por causa de nuestro mal combate:

Denunciaba el Papa en tal audiencia el “dominio del diablo sobre la Tierra y sobre los mismos hombres, dominados, tentados y arruinados por el espíritu del mal”.

No comprendo cómo ante la advertencia y exhortación clara de la Iglesia siempre los más deciden avenirse con el enemigo, en este caso el mundo. El Papa advertía de la existencia de este otro mundo, que tantas veces nos negamos contemplan, “otro mundo que no es tan bello, sino que, más bien y al contrario de aquel cristiano, es el de la humanidad que rechaza, se revela y se separa de Dios, dando lugar a la proliferación del laicismo, del secularismo, del anticlericalismo y del ateísmo,” males tales que claramente vivimos hoy cada vez con mayor intensidad.

En este mundo hoy vive hoy esta  “humanidad que dice: no quiero saber de Cristo ni de Dios.”

“Este es el mundo -añadía el Papa- llamado nada menos, que el reino del príncipe de este mundo, ¿quién es el príncipe de este mundo?, el diablo”, – aclaraba Pablo VI.-

Hoy estas expresiones provocan la risa y el desprecio, incluso de aquellos que tanto alaban a Pablo VI por su reforma postconciliar. Pero el Papa afirmaba taxativamente que “el mundo está bajo el dominio de una potencia grande e indefinida, pero operativa: el espíritu de satanás, que trabaja en la humanidad, la cual rechaza el tener a Dios junto a ella.”  

Y subrayaba Pablo VI que “estamos viviendo precisamente en este mundo en un ambiente contaminado por el mal, del que tenemos que inmunizarnos” y oponernos a él con “un carácter de combate, de milicia”.

Pues ahí es donde queremos situarnos, en el carácter y carisma de combate y milicia católica. Colocados al lado de Cristo bajo los criterios cristianos del Evangelio, el Magisterio y Tradición. Estos son los miembros, amigos y simpatizantes de Unión Católica: Soldados de Cristo, fieles al maestro y a la Iglesia, aun a precio de nuestra sangre.